¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Encuentran tesoro en el Templo Mayor que acerca a los arqueólogos a los tlatoanis

La meta es encontrar los restos de los emperadores aztecas.
(Imagen: Mirsa Islas / El País)

En el Templo Mayor fue encontrado un tesoro. Lo revelante de este hallazgo de los arqueólogos creen que esto los acerca a uno de sus grandes objetivos: los restos de los tlatoanis, los emperadores aztecas.

También te recomendamos: 74 esculturas y máscaras aztecas se subastarán en París

Entre lo que han encontrado los arquéologos del Templo Mayor, ubicado en el Centro de la Ciudad de México, están dos aves de presa, que parecen ser dos halcones, ambos con oro y collares, con insignias que forman parte de una ofrenda que fue encontrada en la base del Templo Mayor. Para los arqueólogos, es un paso que los acerca a su gran objetivo que es encontrar los restos de los tlatoanis aztecas.

Además de esta ofrenda, se han encontrado otras dos que aparecen en la misma línea imaginaria que corta en dos un edificio aledaño al Templo Mayor, formando una plataforma que es conocida como Cuauhxicalco. Las ofrendas encontradas aquín son particularmente especial porque son raras las que cuentan con animales ataviados con ornamentos e insignias.

“La riqueza y variedad de estas tres ofrendas son excepcionales, la muestra de un tiempo de globalización en el que se importaban animales y objetos de todos los confines del imperio mexica y más allá, a cientos de kilómetro,” explicó para El País Leonardo López Luján, director del proyecto del Templo Mayor.

(Imagen: Mirsa Islas / El País)

Estas ofrendas no sólo hablan del poderío de los aztecas, este descubrimiento podría dar indicios del gran objetivo de los arqueólogos que participan en el proyecto del Templo Mayor: encontrar los restos de Ahuítzotl, Axayácatl o Tízoc, que fueron los predecesores de Moctezuma. Esto se basa en información de cronistas como Bernal Díaz del Castillo o Fray Diego Durán, que contaban que los aztecas enterraban a sus tlatoanis en el Cuauhxicalco.

Claro, para poder llegar a este objetivo tan anhelado por el equipo del Templo Mayor podrían pasar muchos meses o años, en lo que se realiza el análisis de cada ofrenda. Sin embargo, este es un gran avance y lo que queda es profundizar en el Cuauhxicalco.

Con información de El País.