¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Esta es la historia del primer escuadrón de paramédicos

Los primeros paramédicos surgen en Pittsburg, Estados Unidos, ante la necesidad de los años 60
Los paramédicos nacen en Pittsburg, en 1966.

Esta historia empieza en los barrios más pobres de Pittsburg, Estados Unidos. Empieza en las zonas marginadas, donde los jóvenes eran tachados de “no aptos para el trabajo” y muchos se veían forzados a dedicarse a vender drogas con una pandilla.

En Estados Unidos, durante la década de los sesenta, no existían las ambulancias. La policía era la única institución que podía acudir a los accidentes para transportar a los heridos al hospital. A veces también llegaban directamente los servicios funerarios, pues gran parte de los accidentes terminaban en muerte.

Cuando el exgobernador de Pittsburg murió en 1966 por no recibir la atención necesaria después de un ataque cardiaco, la institución médica se puso en jaque.

Pittsburg en la década de los sesentas. (Imagen: Pinterest)

El doctor Peter Safar, conocido por haber inventado la técnica de respiración boca a boca, decidió hacer algo al respecto. Este doctor austriaco se había exiliado en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y perdió a su hija por falta de atención médica.

Safar se unió al activista Phil Hallen para crear el primer servicio local de ambulancias. El doctor austriaco definió el tamaño necesario y los artefactos requeridos para que funcionara. Pero se dio cuenta de que lo más urgente eran clases de medicina básica, para que los paramédicos supieran qué hacer ante una emergencia.

¿Y quiénes serían los paramédicos? Contrario a las políticas racistas de la época, Safar se dedicó a contratar únicamente a la población afroamericana de Pittsburg. A los “vándalos” que no eran “aptos para el trabajo”, y su decisión sentó un fuerte precedente en la lucha por la igualdad de derechos de Estados Unidos.

Marcha por derechos de la comunidad afroamericana. (Imagen: History)

El curso de 32 semanas incluía temas de anatomía, fisiología, reanimación cardiopulmonar, primeros auxilios, enfermería y hasta clases de manejo. La organización que los contrató fue Freedom House Enterprises y pronto el grupo de 50 paramédicos fue llamado coloquialmente “Freedom House” (“Casa de la libertad”).

En su primer año respondieron a más de 6,000 llamadas y salvaron a más de 200 personas. Menos del 2% de sus pacientes murieron antes de llegar al hospital.

Sin embargo, para 1970, el grupo de paramédicos perdió el financiamiento estatal. El nuevo alcalde estaba en contra de los servicios de Freedom House ya que “la policía ya se encargaba de ese trabajo“.

El gobierno privilegió a los policías sobre los paramédicos a pesar de la diferencia económica, pues ellos ganaban 43% menos que los policías y que las ambulancias costaban sólo el 41% que las patrullas. Safar tachaba las medidas anti-paramédicos de racistas, pues todos los policías eran blancos.

Muchos pacientes también eran racistas y preferían esperar a que llegaran los policías sin calificaciones a que los tocara un paramédico negro. Para aumentar los problemas, el gobierno estatal prohibió a Freedom House utilizar la sirena, por lo que su tiempo de respuesta se volvió más lento que el de los policías.

En 1974 el gobernador informó que Freedom House perdería todo el financiamiento y desaparecía para siempre. Safar ya no sabía qué hacer. A nivel nacional salió la convocatoria de una beca para servicios médicos de emergencia, pero para ganarla tendrían que retomar las clases y regresar a su nivel de excelencia original. Safar no tenía tiempo para hacerlo… entonces le pidió ayuda a una mujer.

¡Y qué mujer! A los 31 años, Nancy Caroline se había graduado la mejor de su clase de medicina. Era poeta, cineasta y hasta había estudiado con Noam Chomsky. Fue ella la encargada de regresar Freedom House a su esplendor original, a pesar del machismo inicial que encontró en la institución.

Nancy Caroline. (Imagen: Hospice of the Upper Galilee)

Su trabajo más intenso fue enseñarle a los paramédicos los términos médicos adecuados. La mayoría no sabía como nombrar los procedimientos que se realizaban en los pacientes, por lo que al llegar a los hospitales, los doctores no sabían qué hacer.

Para mediados de 1975, los integrantes de Freedom House ya habían tomado más de 200 horas de clase y estaban de vuelta en la cima del éxito. Sin embargo, sobre ellos circulaban rumores terribles, como que vendían droga con las ambulancias y que habían robado todo el dinero estatal.

Nancy Caroline organizó un ejercicio público, para que más de cien espectadores pudieran ver el nivel al que habían llegado sus paramédicos. Después del simulacro, Freedom House recibió la beca federal. ¿Todo iba a mejorar a partir de entonces?

Tristemente no. Aunque Freedom House obtuvo el financiamiento gubernamental, nada evitaba que el gobernador despidiera a los trabajadores para empezar el grupo de paramédicos desde cero… y eso hizo.

Peter Safar. (Imagen: Research Gate)

Nancy Caroline continuó su trabajo y fundó la primera red de ambulancias en Israel. Por su parte, Peter Safar fue nominado tres veces al premio Nobel de Medicina y el legado de Freedom House se mantiene hasta el día de hoy en los paramédicos de todo el mundo.

Con información de The Altavist Magazine.