¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Antiguo reino maya con pirámide descubierto en el sur de México

El sitio arqueológico habría sido la capital de Sak Tz'i
(Imagen: Golden et al, doi: 10.1080/00934690.2019.1684748)

Después de buscar durante más de un cuarto de siglo, los arqueólogos podrían localizado finalmente la capital de Sak Tz’i’, un reino maya al que se hace referencia en esculturas e inscripciones de todo el antiguo mundo maya. Pero no fueron los arqueólogos quienes hicieron el hallazgo. Fue un hombre de la localidad descubrió una tableta de 0.6 por 1.2 metros cerca de Lacanja Tzeltal, una comunidad en Chiapas, México.

También te recomendamos: Arqueólogos descubren un palacio maya de 1,000 años de antigüedad cerca de Cancún

Las inscripciones de la tableta son un tesoro de mitología, poesía e historia que reflejan la práctica típica maya de entrelazar mito y realidad. Varias secciones de la tableta contienen inscripciones que cuentan una serpiente de agua mítica, varios dioses sin nombre, una inundación mítica y relatos de los nacimientos, vidas y batallas de antiguos gobernantes, según un comunicado de prensa de la Universidad de Brandeis en Massachusetts.

Sak Tz’i’se sentó en lo que ahora es la frontera entre México y Guatemala, y probablemente no era un reino especialmente poderoso, dijo Charles Golden, profesor asociado de antropología en la Universidad de Brandeis. (Vía: Arqueology)

Un dibujo (izquierda) y un modelo digital en 3D (derecha) de una losa de piedra encontrada en el reino maya recién descubierto (Imagen: Stephen Houston/Brown University; Charles Golden/Brandeis)

Pero Golden dice que encontrar a Sak Tz’i’sigue siendo un avance importante en nuestra comprensión de la política y cultura mayas antiguas. Lo comparó con tratar de armar un mapa de la Europa medieval a partir de documentos históricos y leer sobre un lugar llamado Francia. Esencialmente, Golden y su equipo han localizado Francia. “Es una pieza tan grande del rompecabezas”, dijo Golden. (Vía: Arqueology)

En junio de 2014, en busca de un tema de disertación, el estudiante de la Universidad de Pensilvania, Whittaker Schroder, que trabajó en el proyecto de Golden, condujo por Chiapas mirando excavaciones arqueológicas. Hacia el final de su estadía, un hombre que vendía carnitas al costado de la carretera comenzó a saludarlo mientras pasaba. Finalmente, un día antes de su partida, Schroder decidió que no tenía nada que perder y se detuvo, ante la insistencia del hombre.

El hombre no estaba interesado en venderle carnitas a Schroder después de todo. Le dijo a Schroder que su amigo había descubierto una antigua tableta de piedra. Sabía que Schroder, que había estado investigando en el área durante varios años, estaba interesado en los mayas. 

Mapa de grupos arquitectónicos y canales de flujo en el sitio de Lacanja Tzeltal, México (Imagen: Golden et al, doi: 10.1080/00934690.2019.1684748)

Al día siguiente, Schroder y otro estudiante de posgrado, Jeffrey Dobereiner de Harvard, se reunieron con el amigo del vendedor, un ganadero, dueño de una tienda de conveniencia y carpintero, y confirmaron la autenticidad de la tableta.

Tomó otros cinco años negociar el permiso para excavar en la propiedad. En México, el patrimonio cultural, como los antiguos sitios mayas, se consideran propiedad del estado, por lo que el ranchero temía que el gobierno confiscara sus tierras. Golden y Scherer trabajaron con él y funcionarios del gobierno para asegurarse de que esto no suceda.

El descubrimiento marca un gran paso adelante en el estudio del antiguo mundo maya. Los investigadores esperan que un análisis más detallado de la arquitectura del sitio y las inscripciones detalladas ofrezcan una nueva visión de la política, la economía, los rituales y la guerra de las regiones occidentales de la civilización maya.

En el futuro, los arqueólogos planean usar lidar, o detección y alcance de la luz, una herramienta que usa láseres y se puede montar en un avión o avión no tripulado para descubrir la arquitectura y la topografía ocultas bajo el denso dosel de la jungla.

El equipo está especialmente interesado en cómo los reinos como Sak Tz’i’ sobrevivieron durante tanto tiempo, a pesar de que aparentemente nunca se volvieron tan poderosos como los reinos rivales en la región.

Con información de Arqueology