Crean por accidente enzima que come plástico PET

Todos sabemos de las grandes historias de medicamentos y materiales que se descubrieron por casualidad o por accidente. Ahí están el teflón y malogrado superpegamento que ahora llevan los post-its, como prueba de que a veces una eventualidad puede ser benéfica para la ciencia y el desarrollo. Algo así acaba de ocurrir con una enzima que, según sus descubridores, se come el plástico PET.

El PET lleva muchos años siendo un dolor de cabeza de los ambientalistas y los científicos. Producimos muchísimo tereftalato de polietileno para los envases de refrescos, pero aunque es reciclable, es una amenaza para el medio ambiente, especialmente los mares, donde mucho de este plástico ha fundado una isla de basura casi del tamaño de México.

Ahora, científicos investigadores de la Universidad de Portsmouth, en colaboración con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, trabajan con una bacteria, Ideonella Sakaiensis, que parece comer exclusivamente plástico PET.

Esta bacteria fue descubierta en Japón y, sin quererlo, los científicos terminaron desarrollando una enzima mucho más efectiva a la hora de devorar el PET.

Lo curioso es que los mismo científicos admiten que fue una serendipia lo que ocurrió detrás del desarrollo de esta enzima, pues involuntariamente ajustaron durante su investigación la enzima hasta hacerla más potente. (Vía: Milenio)

Hicimos una versión perfeccionada de la encima mejorada de la natural. Esto es realmente emocionante porque significa que hay potencial para optimizar la enzima aún más”, declaró el científico John McGeehan (vía: Reuters)

Por lo pronto, estos científicos confían en que podrían mejorar mucho más esta encima y volverla protagonista en el reciclaje efectivo de este plástico:

Dentro de las posibilidades está que en los próximos años veamos un proceso industrialmente viable para convertir el PET, y posiblemente otros (plásticos), en sus componentes originales para que puedan ser reciclados de forma sostenible”, dijo McGeehan.

Miren: mientras “por accidente” no descubran una enzima que come carne y todo derive en una trama de ciencia ficción, todo estará genial.