Estudios revelan que personas feas son percibidas como confiables

Después de todo el revuelo por los 3 millones de pesos invertidos por Martha Debayle en modificar el cuerpo de dos mujeres para hacerlas según la idea hegemónica de la belleza, más bellas y, de dejar en claro que la discusión no era en contra de Martha y mucho menos en contra de las concursantes si no, que era una crítica a la idea que representa y sostiene Martha sobre la belleza, hoy les presentemos por qué las personas no agraciadas son más confiables.

Se ha escrito mucho sobre la belleza y sobre la fealdad, ambos conceptos pueden agrupar actitudes, valores y morales. Pero lo que nos inquieta, por lo menos con ánimos de reflexionar, es qué provoca considerar a alguien bello o feo.

Un artículo de la revista The New Yorker describe cómo a partir de parámetros e ideas sobre la percepción de una persona agraciada o no tan agraciada, específicamente de personas dedicadas a la investigación, se considera a un persona capaz, confiable o sociable.

De hecho se cree que las personas menos agraciadas son más confiables en cuanto a su desempeño laboral respecto a las personas “atractivas”, quienes pueden ser bellas y sociables pero posiblemente no tengan las capacidades para realizar bien su trabajo.

El mes pasado, Ana Gheorghiu, estudiante del doctorado en la Universidad de Essex, publicó un estudio en el que dentro de su comunidad se realizó una prueba en donde los científicos preferían a la gente poco agraciada pues los consideraban más interesantes y empíricos. (Vía: The New Yorker)

Pero estas percepciones no suceden de la misma manera en todos los ámbitos, específicamente en el de la política, la percepción sobre el atractivo físico tiene otros efectos. Al contrario de los científicos, la personas en la política suelen pertenecer a selectos grupos de gente bonita.

Todos nos dimos cuenta de los cambios radicales que sufrió Josefina Vazquez Mota desde las elecciones del 2012 a, la imagen física que nos fue presentada en las pasadas elecciones por el Estado de México. Incluso, no podemos negar las opiniones sobre cómo fue utilizada la imagen del actual presidente, pues se decía que el voto fue ganado por su “atractiva apariencia física”, la duda es ¿qué onda con Calderón?

Uno de los libros que aborda este relación entre imagen física, político y votante es Face Value del psicólogo Alexander Todorov. En su libro se da cuenta de una serie de pruebas que comprueban la empatía física que sintieron los votantes en las elecciones del 2012 en Estados Unidos.

Imaginado que los siguientes nombres lleguen a perfilarse como candidatos: Videgaray, López Obrador, Margarita Zavala o Moreno Valle, ¿quién te parece menos feo?

 

ANUNCIO