¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

En Zaachila, Oaxaca, vecinos se enfrentan contra grupo de choque

La mañana del pasado lunes, vecinos de las colonias Vicente Guerrero y González Guajardo, en la comunidad de Zaachila, al sur de la capital del estado de Oaxaca, se enfrentaron por más de diez horas contra la unión de transportistas Frente Popular (FP) 14 de junio. Se reportan 60 casas y seis vehículos incendiados y una persona fallecida.

El conflicto se había venido construyendo desde comienzos de este año, cuando los vecinos reportaron ante las autoridades estatales que los transportistas (que reúnen una flotilla de mototaxis y taxis colectivos) cobraban derecho de piso a los comerciantes locales y ejercían violencia contra aquellos que no pagaran.

Incluso la alcaldesa de Zaachila, Maricela Martínez Coronel, buscó entablar diálogo con las autoridades estatales: “desde enero cometen violaciones, asesinatos que cometen con los mototaxis y extorsionan del día y en la noche y de eso el gobierno está informado, pero no ha hecho nada, no nos ha escuchado”. (Vía: Proceso)

Alrededor de las 7 de la mañana, por redes sociales iniciaron las amenazas en ambos bandos, lo que llevó a que pronto se registraran los primeros enfrentamientos: los vecinos bloquearon la autopista Oaxaca de Juárez-Puerto Escondido, a lo que el FP 14 de junio respondió con quema de casas, medida que replicaron los vecinos en las residencias que conocían eran de los transportistas.

La quema y toma de localidades se llevó hasta casi la tarde del lunes, ante lo que la policía, que llevó varias horas después de iniciado el conflicto, no hizo más que ser testigos de ello, lanzando de vez en vez gases lacrimógenos que no ayudaban a nadie. El cuerpo de bomberos intentó en diversas ocasiones sofocar los incendios, pero tanto vecinos como transportistas bloquearon el acceso.

La escalada en el conflicto llevó a que incluso personal del ejército mexicano se apersonara en el lugar. Con la llegada de los soldados, las tensiones se calmaron, pudieron ingresar al pueblo los cuerpos de bomberos y se logró establecer una especie de calma en el lugar.

Lo ocurrido ayer, viene después de la inacción de la administración de Alejandro Murat, hijo del exgobernador, que acaba de tomar posesión este año de su puesto. Para el secretario de Seguridad Pública, José Raymundo Tuñón Jáuregui, los vecinos de la Vicente Guerrero tienen la culpa de la situación pues “no permitieron el acceso de las autoridades”.

Hasta la tarde, el gobernador Alejandro Murat simplemente se limitó a responder a pregunta expresa que “las autoridades ya están desde la mañana tomando acciones y una vez que tengamos el diagnóstico preciso lo vamos a compartir”.

El FP 14 de junio es un grupo de choque que, desde hace un par de años responde a la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional y ha sido acusado no sólo por los vecinos contra los que se enfrentó ayer, sino por diversos grupos, de operar tal como un grupo de la delincuencia organizada, ante lo que el gobernador sólo se limitó a responder que:

“Hay que diferenciar, una cosa son las organizaciones sociales y otra cosa son los grupos delincuenciales, y en el caso de los grupos delincuenciales se les aplicará todo el peso de la ley y en el caso de la organizaciones sociales el diálogo de manera permanente” (Vía: El Imparcial)

Porque, claro, una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa…