Yunes demandará a El Universal por decir que su reloj cuesta 6 mdp

El pasado 30 de diciembre, durante una conferencia de prensa, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, se quitó un reloj que guardó bajo la mesa. El gesto, un tanto sospechoso, llamó la atención de usuarios de redes sociales y pronto algunos medios retomaron el hecho.

Tanto medios como usuarios llegaron a la conclusión de que se trataba de un reloj de la marca Richard Mille, valuado la nada despreciable cantidad de seis millones de pesos. Por supuesto, un costo para un objeto así es una auténtica obscenidad cuando lo porta el gobernador de uno de los estados más pobres de la República. (Vía: El Universal)

¿Tener un reloj de 500 mil euros cuando tu país pasa hambre? Pasó en Angola

Veracruz tiene recursos y algunas industrias muy exitosas, pero sus gobernantes han hecho todo lo posible por sumirlo en la catástrofe económica. Naturalmente, a muchos pareció una auténtica grosería que el gobernador Yunes fuera dueño de un reloj que cuesta más que muchas quimioterapias o becas escolares.

Sin embargo, ahora el gobernador amenaza con demandar a El Universal por difamación. Según el gobernador, todo lo que afirmó el periódico ‘son mentiras’. De pasa, Yunes aclaró que ese reloj cuesta ’30 veces menos de lo que se dice’ y que lo compró con su propio dinero como regalo por su cumpleaños 65. (Vía: Reporte Índigo)

Supongamos que Miguel Ángel Yunes dice la verdad: ¿Por qué no muestra la factura del reloj? Según nosotros, mostrar la factura es mucho más barato que demandar a un periódico que no te agrada porque muchas veces ha sacado tus trapitos al sol.

De cualquier forma, ahora Yunes se anda cuidando mucho las muñecas (y dicen que esos relojes son pesadísimos y lastiman), pues su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, se registró ya como precandidato del PAN a la gubernatura del estado, tras finalizar su cargo como alcalde de Boca del Río. (Vía: El Universal)

Sería una lástima que los veracruzanos llegaran a pensar que yunes no es muy distinto de sus predecesores; ya saben, como si nadie se hubiera enterado de su paso por el ISSSTE. Tras estar en la dependencia gubernamental, Yunes fue acusado penalmente por un desfalco de 230 millones de pesos que desaparecieron de las cuentas de los trabajadores. (Vía: Proceso)

Esas son acusaciones que sí deberían quitarle el sueño a Yunes a su hijo que ya es todo un suspirante a la gubernatura. Pero ya ven: mejor hay que demandar a un medio de comunicación y alegar sin pruebas que el reloj casi casi lo compró en el Buen Fin y con sus tortibonos.

Este caso nos recordó el del hijo del gobernante de Angola, uno de los países más pobres de África, que se paseaba en Cannes como si nada con un reloj que costaba nada más que 500 mil euros. ¡Tómala, Yunes!

 

Publicidad