Jugador profesional de Call of Duty asesina a gamer de 19 años

El joven confesó el crimen a las autoridades de Brasil.
Guilherme reveló el crimen/@Zanjooj Twitter

Autoridades de Brasil dieron a conocer el feminicidio cometido por jugador profesional de Call of Duty, quien mató a una gamer de 19 años de edad. Se trata de Ingrid Oliveira, fue asesinada a manos de Guilherme “Flashlight” Alves. El mismo joven se entregó voluntariamente y confesó el crimen.

Ingrid Oliveira, también conocida como Sol tenía 19 años y fue encontrada muerta en el domicilio de Guilherme Alves en Sao Paulo. Hasta este lugar llegaron los policías para arrestar a Flashlight, quien difundió videos de su crimen a través de grupos de WhatsApp.

Jaguares Esports manda condolencias a la familia de Sol/ JaguaresGG Twitter

Según la versión de las autoridades de Brasil, los jóvenes se conocieron a través de partidas virtuales, tras varios meses entablaron una relación cordial, por lo que el hombre comenzó a planear el asesinato. El 22 de febrero la invitó a jugar a su casa y fue ahí donde la mató a puñaladas.

Al momento de la detención, Guilherme dijo sentirse bien y sano de sus facultades mentales, explicó que mató a Sol “por el placer de hacerlo”.

Explicó que tras asesinar a Ingrid, tomo videos y fotografías, las cuales difundió en distintos grupos de las redes sociales.

Sol tenía una carrera profesional en torneos de COD, FBI e-Sports. En Twitter, el equipo de Jaguares Esports lamentó lo sucedido y se pronunció ante el abuso a la mujeres:

“Las mujeres denuncian el abuso a diario, pero no reciben mucha atención de la sociedad. Los eSports no son diferentes. Luchan por el espacio y después del evento (un jugador asesinó a un jugador del equipo contrario)”, se lee.

Guilherme “Flashlight” Alves ya enfrenta un proceso legal por feminicidio, abuso e incluso privación de la libertad de Ingrid Oliveira, quien murió a los 19 años de edad.

Con información de Istoé Brasil.

***

Continúa con la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

Publicidad