¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Tuiteros regios creen hacer ‘crítica política’ pero sólo les reluce el clasismo

Desde la noche del domingo, tuiteros regios (y clasemedieros, obviamente) se han rasgado las vestiduras tras la victoria de Andrés Manuel López Obrador y, ahora, están pidiendo un nuevo sistema electoral o hasta la separación de su estado para huir del régimen lopezobradorista.

Miren, dejemos algo bien claro antes de empezar: descalificar a alguien por dónde viene o porque sus condiciones económicas (educativas y muchas otras que no dependen de la persona) son ‘peores’ que la tuya es la definición de ‘clasismo’.

Si a eso se le suma que una persona, por su ascendencia, va a tener ciertas “actitudes” y ciertas “formas de pensar” es, también, la definición de racismo.

Por lo mismo, considerar que ‘tu estado’ (más bien tu ciudad… o tu colonia, más específicamente) están mejor que otras partes del país y que tu ascendencia es prueba suficiente para demostrar tu valía y, por eso mismo, tu voto o tus opiniones cuentan más que las de cualquier otro… pues, bueno, es puro y duro clasiracismo.

Y justo por ahí se han vertido 72 horas constantes de regiomontanos que se creen con todo el derecho del mundo de exigir un cambio en el sistema electoral mexicano o que la realidad de su estado, de (todo) el estado es ejemplo suficiente de la necesidad de su independencia.

Algunos nada más son comentarios políticos por la victoria de Andrés Manuel López Obrador: los lugares comunes que durante las campañas se volvieron ruido de fondo tras la constante repetición en spots y discursos.

Otros, segurísimos de tener la boca inundada de razón, incluso están llamando a un cambio en el sistema electoral mexicano, seguros de que, como sus votos valdrían más (?), López Obrador no hubiera sido presidente electo.

Olvídense de demostrarles con hechos y números y datos que sus comentarios son puro prejuicio e ignorancia, para ellos, o son chistes y la gente no entiende de ‘sarcasmo’, o utilizan cuanta columna de opinión tienen a la mano (en medios locales, obviamente) para respaldar sus comentarios.

Miren amigos regios, está hermoso el orgullo local, es algo sumamente encomiable tenerle tanto cariño al cariño… Pero una cosa es el cariño al terruño (y a sus formas de organización política, económica y social) y otra el ataque clasiracista a un grupo poblacional.

Y no es por arruinarles el chiste, pero… en Nuevo León también ganó Andrés Manuel:

Habrá que seguir muy de cerca el ánimo independentista de Nuevo León: en una de esas es como Cataluña y logran un movimiento organizado y fuerte… o en otras sólo queda en banderitas en llaveros, como Yucatán.