Tu próximo iPhone podría ser hecho en México

Actualmente, la mayoría de los centros de producción de teléfonos inteligentes y de computadoras se encuentra en China, sin embargo, la guerra comercial que este país tiene con Estados Unidos podría hacer que las empresas trasladen su producción a otros países en donde los riesgos sean menores.

A raíz del aumento de las tensiones entre estos dos gigantes, las empresas taiwanesas de este sector han empezado a generar planes fuertes de inversión para lidiar con la contingencia. Los principales destinos para estos fabricantes serían: México, el sureste asiático y Europa del este.

Recordemos que las empresas en Taiwan son fundamentales en las cadenas de suministro global del sector tecnológico, debido a que se especializan en ensamblar los dispositivos provenientes de centros de producción ubicados en China, los cuales luego son etiquetados por marcas como Apple, Dell o HP.

iPhone China
Imagen: Especial

Actualmente, los productos tecnológicos no han sido gravados en los aranceles de Donald Trump, no obstante, estas empresas se encuentran en la incertidumbre debido a que temen que este sector pueda ser incluido en los próximos gravámenes que serán equivalentes a 200 mil millones de dólares. (Vía: El Financiero)

Al respecto, el máximo ejecutivo de la empresa iPhone Pegatron, Liao Syh-Jang, señaló:

Hemos lanzado un mecanismo para reducir nuestros riesgos actuales derivados de las disputas comerciales“.

A esto, el director financiero de la compañía agregó que uno de los planes es mudar parte de la producción a la República Checa y a México, además de que tienen planes de instalar una planta en el sureste asiático o India. (Vía: El Financiero)

Para darnos una idea del margen de ganancia de esta industria, los seis principales fabricantes subcontratistas de tecnología generan anualmente por 296 mil millones de dólares, lo cual es aproximadamente equivalente al PIB de Pakistán en 2017. (Vía: Banco Mundial)

Apple
Imagen: Especial

Otras empresas que estarían buscando salir de China son: Inventec, que es un proveedor de Apple; Quanta y Compal. Estos últimos ensamblan computadoras portátiles para las principales marcas de ese rubro. Dichas compañías tienen planes para expandir sus cabezas de playa en otros países con la finalidad de amortiguar los daños causados por las cuotas arancelarias de la guerra comercial.

Los aranceles podrían golpear significativamente el margen de rentabilidad de estas empresas, el cual oscila entre el 3 y el 5% por unidad. Del mismo modo, sacar la producción de China implicaría un golpe a este margen de rentabilidad debido a que producir fuera de ese país incrementaría también los costos de producción, por lo que la mudanza debe ser quirúrgica y México podría estar incluido y sacar provecho de la guerra comercial de Trump.

Con información de El Financiero.

Por: Redacción PA.