De transgénicos y fármacos: Bayer compró Monsanto

Sabíamos de la intención de la farmacéutica alemana Bayer de comprar la multinacional de transgénicos Monsanto. Este plan fue anunciado desde mayo por Bayer pero Monsanto había rechazado sus ofertas económicas por considerarlas insuficientes. Hoy, después de cuatro meses de negociación y de un reajuste a la oferta económica de los alemanes, se anunció la compra de Monsanto por 66 mil millones de dólares.

De acuerdo con El País, ambas compañías aseguran que su fusión será positiva, pues juntas podrán enfrentar el reto de alimentar de una manera sostenible a 3 mil millones de habitantes —población mundial prevista para 2050— . No obstante, no podemos olvidar que tanto Bayer como Monsanto han estado envueltas en varios escándalos relacionados con los efectos de sus productos en la salud de sus consumidores.

Recordemos que Monsanto es el principal productor de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en el mundo, seguido por empresas como DuPont, Sygenta y DowChemical. Tanto sus métodos como la forma en que garantizan el cultivo masivo de comestibles, la han hecho una de las compañías más controvertidas en los últimos años.

El material genético de las semillas que produce Monsanto se modifica y altera para resistir plagas  y sequías. Estas semillas alimentan a miles de personas y animales alrededor del mundo. Se han documentado casos que comprueban que el consumo de alimentos transgénicos es causa de enfermedades como cáncer, reacciones alérgicas graves y padecimientos crónicos diversos (como aquí te contamos).

Monsanto también ha sido atacada por las condiciones en las que pone a los agricultores, quienes compiten por el rendimiento de sus plantaciones y se ven orillados, cada vez más, a comprar productos tóxicos que aceleren las cosechas. Además de que se anula la posibilidad de pequeños agricultores de sobrevivir en un mundo que le pertenece a las trasnacionales.

Según organizaciones como Greenpeace y US Right to Know, una de las mayores amenazas de la fusión entre Bayer y Monsanto es la imposición de un monocultivo de semillas que acaben con la biodiversidad. Lo que pondría en riesgo el desarrollo de una agricultura sustentable.