Traficantes de totoaba operan impunemente, mientras que la vaquita marina se extingue

Recordemos que la merma exponencial de ejemplares de la vaquita marina está directamente relacionada a la pesca ilegal de totoaba, es decir, su extinción es en realidad un daño colateral. En ese sentido, no se puede proteger a la vaquita marina sino se combate directamente la pesca y el tráfico ilegal de totoaba.

Al igual que la vaquita marina la totoaba es una especie endémica del Golfo de California, su pesca es explotada principalmente por grupos criminales mexicanos y asiáticos quienes se dedican a traficarlo en el mercado negro, se dice que su precio superar al de la cocaína.

La venta de las natatorias o buches de totoaba dejan ganancias millonarias para estos grupos criminales, ya este producto es demandado tanto por las élites mexicanas y estadounidenses, como por la de varios países de lejano oriente, principalmente de China, quienes la consideran un manjar y no escatiman en pagar cualquier precio para consumirlo.

El hecho de que no disminuya la pesca ilegal de totoaba explica porqué las estrategias para la protección de la vaquita marina no han dado los resultados esperados, ya que, como hemos dicho, gran parte de la disminución de la población de este mamífero esta directamente relacionada a la pesca furtiva en la región.

En ese sentido, las políticas que ha tomado el gobierno mexicano al respecto han sido insuficientes, ya que no han tomado acciones que tomen de manera integral el problema. Es decir, han separado el problema de la pesca ilegal de totoaba y el de la vaquita marina, cuando son parte del mismo problema.

Este problema es señalado por la organización de la sociedad civil, C4ADS, quien en un informe relacionado al tráfico de productos animales, apunta que las políticas del gobierno mexicano para evitar la pesca ilegal de totoaba y proteger a la vaquita marina han sido un fracaso, en parte porque las acciones están concentradas en la aplicación de multas e incautaciones del producto, las cuales se dan después de la pesca, por tanto, no evitan ni previenen las muertes de ese mamífero endémico de México.

Además de esto, el número de detenidos por estos delitos es muy bajo, las penas y las multas son blandas. De hecho, el gobierno mexicano no tiene datos respecto a las redes de tráfico ilegal de estos productos, lo que muestra que operan a ciegas.

Las recomendaciones que da esta organización son muy concretas y tienen que ver con que en el corto plazo se deben de dedicar recursos para quitar las redes de pesca de totoaba colocadas ilegalmente por todo el Golfo de California. Como podemos ver, lo que recomienda esta organización es combatir la pesca ilegal de manera urgente para preservar a la vaquita marina.

Asimismo, recomiendan que las autoridades implementen medidas judiciales para perseguir a los traficantes y a las autoridades que se encuentren coludidas con ellos. También señalan que es necesario que se generen políticas de colaboración entre México, China y Estados Unidos que son los principales destinos del comercio ilegal de totoaba. (Vía: El Universal)