Tormenta tropical Lidia toca tierra en Los Cabos: en 24 horas llovió lo de todo el año [VIDEO]

Ayer, alrededor de las 7 de la noche, la tormenta tropical Lidia tocó tierra en la península de Baja California, hasta el momento no se han registrado víctimas fatales, sin embargo, las ciudades de Los Cabos, La Paz y los 18 municipios del estado de Baja California Sur están en alerta máxima.

Aunque Lidia “sólo” es una tormenta tropical, su llegada se anunció con vientos de 80 kilómetros por hora y precipitaciones que, en 24 horas, superaron el promedio anual del estado. (Vía: El País)

Por todo el estado y los estados vecinos (Sinaloa, Baja California, Sonora, Nayarit y ciertas zonas de Jalisco) se abrieron albergues y se desalojó a los habitantes de zonas de peligro.

El Ejército ha lanzado el Plan DN-III E en su fase preventiva y la Policía Federal se ha coordinado para garantizar la seguridad de los habitantes de las zonas afectadas; Petróleos Mexicanos (Pemex) ha reportado que, hasta el momento, no se registra desabasto de combustible, y que un buque tanque está esperando que mejoren las condiciones climatológicas para zarpar del puerto de Topolobampo, Sinaloa, para garantizar el abastecimiento. (Vía: El Universal)

Hasta el momento, la ciudad más golpeada por Lidia es el centro turístico de Los Cabos, donde 20 mil turistas se encuentran resguardados en y por los hoteles de la zona. La ocupación hotelera en estas semanas rebasaba el 75%.

Mientras Baja California Sur está enfrentando el golpe de Lidia, en la otra península del país, la de Yucatán, está presenciando el ingreso de una onda tropical que ha provocado vientos y lluvias fuertes. (Vía: Excélsior)

La suma de la tormenta y la onda tropical provocará lluvias fuertes a muy fuertes en casi todo el país: en el sur, centro y suroeste se espera que continúen tormentas (y, con ellas, el caos vial que han provocado).

Se espera que Lidia disminuya en potencia y se debilite lo suficiente como para que Los Cabos y todo el estado de Baja California Sur regrese a la normalidad entre el domingo y lunes siguientes.