¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Toño Esquinca pide disculpa pública a AMLO y anuncia su retirada para ‘rehabilitación’

El día de ayer, Toño Esquinca no salió al aire para su programa macarrónico de siete horas. ¿La razón? Un día antes fue cortado en vivo por comenzar a soltar insultos e injurias contra una persona sin nombre que está detrás, según él, de las manifestaciones de maestros.

Para calmar los ánimos (de celebración de muchos) por su ausencia, dijo que estaba de vacaciones y que se ausentaría un rato, agradeciendo al presidente de Radio Centro. Sin embargo, hoy salió a pedir una disculpa y también a explicar qué hará ahora, porque ya no tiene programa, haga lo que haga.

La disculpa la ofreció en un video, donde no solo aceptó que su conducta fue inapropiada, sino también que en ese momento estaba bajo el influjo de bebidas embriagantes de carácter alcohólico… que estaba pedo, pues.

Durante su rabieta en vivo, por la que fue cortado y dado de baja de la estación donde labora (o laborada, desconocemos aún esa información), llamó a toda su audiencia a no votar por AMLO, además de llamarle “hijo de puta”, porque es su culpa las manifestaciones en la CDMX, mismas que le hacen llegar tarde a todos lados y también a su hermano.

Eso sí, dijo que su postura no ha cambiado y que no cree que el país se arregle con una varita mágica, o algo así; que el cambio está en uno mismo, o algo así; que la política es una creencia filosófica, o algo así:

“Mi postura es muy clara, mi postura política, mi creencia filosófica. Nadie viene a cambiar este país y nadie lo va a cambiar. Nosotros tenemos que cambiar por nosotros mismos

Y, bueno, después pasó a soltar un bombazo, una noticia impactante. Algo que le costó aceptar y que calificó como el “momento más oscuro” en su vida, donde va a enfrentar sus demonios, unos que nunca le había contado ni a su familiar.

“Quiero decirles que el mensaje que di y que causó todo esto, fue bajo los influjos del alcohol. Tengo que aceptarlo, que es el primer paso para un cambio, que tengo problemas con el alcohol y tengo qué aceptar y qué decirles que me voy a retirar para rehabilitarme

Durante sus transmisiones de radio, en un programa que es escuchado por una audiencia amplia y nutrida, ha tenido más escándalos que el del seis de junio. En todos ha tomado una actitud similar, con una lucidez similar en la voz.

Es un hecho que no podemos apresurarnos a juzgarlo y a estigmatizar su enfermada. Sin embargo, su responsabilidad como comunicador y líder de opinión (aunque nos cueste, así es) estuvo comprometida en muchas ocasiones por su alcoholismo, mismo que ha aceptado tener.

Entonces no se irá del país, pero sí se quedará sin su programa. La rehabilitación que enfrente, esperemos, sea integral y satisfactoria y que le ayude para, en caso de volver a la radio, no tener otra escenita como estas.