Todo lo que pasó en el tercer debate presidencial del INE

El tercer debate del INE tuvo como temas Crecimiento Económico, Pobreza, Desigualdad, Desarrollo Sustentable, Salud, Cambio Climático y Educación y fue dirigido por Gabriela Warkentin, Carlos Puig y Leonardo Curzio. Comenzó esta vez Ricardo Anaya, que estos temas son su mero mole. El primer cuestionamiento que se le hizo al candidato de Por México al Frente fue la diferencia entre su plataforma y su discurso.

Crecimiento Económico

Por supuesto, comenzó diciendo que todo lo iba a “explicar con claridad”. Aunque Anaya comenzó a explicar su plataforma económica, Puig le cuestionó el de dónde saldrán todos los recursos para solventar el aumento del salario mínimo y que se elimine el ISR, dejando la recaudación fiscal en entredicho. Se le interrumpió por no poder contestar la pregunta y casi se agarra a gritos con el moderador.

Después fue el turno de Andrés Manuel López Obrador, quien nuevamente refirió la corrupción como el principal problema del país. Agregó que la reducción del presupuesto de salarios de funcionarios públicos, junto al fortalecimiento de la industria nacional y el mercado interno se puede hacer que la economía individual crezca y al mismo tiempo la del país prospere… aunque tampoco explicó como. Eso sí, aceptó la necesidad de los tratados internacionales para poder hacer que la economía de México sea sustentable.

Meade, en su turno, amenazó a la sociedad mexicana (sip, lo hizo) que de votar por AMLO, se enfrentarían a una crisis y a pobreza desde el día cero… así como 130 países en los últimos años, según él. No entendemos si se refería a que 130 países tuvieron el mismo problema electoral o de gobernación, o que si AMLO había gobernado 130 países.

También, creemos que no entendió bien una pregunta, porque al ser cuestionado sobre políticas para asegurar la igualdad de hombres y mujeres dentro de su gobierno, mejor empezó a hablar del mundial. Ah, sí. También, sobre sus propuestas explicó poco, para después dar datos sobre cómo durante el gobierno del candidato de Morena en la CDMX se perdieron empleos, porque hay prioridades.

Pobreza y Desigualdad

El Bronco habló de salarios mínimos. Dijo que él quiere eliminarlo, aunque su propuesta es asignar un monto base de ingresos… o sea, un salario mínimo. Por supuesto, se le siguió cuestionando esta extraña propuesta, siguió neceando para después de hablar de AMLO, buscando sacar adelante al país, porque el país necesita dinero, más dinero, eliminar el salario mínimo para después darles el mismo salario mínimo, pero con otro nombre.

La propuesta general de los candidatos fue eliminar el ISR y bajar el IVA, con lo que la economía familiar subiría. Los moderadores cuestionaron al respecto la recaudación fiscal, explicando que México es de los países que menos recaudan, pero estas elecciones siguen en el mismo tenor, con propuestas en una misma línea.

Al hablar de políticas sociales, esas estrategias gubernamentales que se codean con ese término que da miedo (el populismo), se enfocaron en los grupos vulnerables del país. Desde jóvenes hasta adultos mayores, mujeres e indígenas.

Andrés Manuel López Obrador recalcó, por enésima vez, que el problema es la corrupción y esa Mafia del Poder que tiene privilegios sobre todos. Se le cuestionó si el origen de la pobreza en México es la corrupción, a lo que volvió a decir que sí, que la corrupción ha hecho que la desigualdad en México sea tan marcada y por ello no se creen empleos y la población no tenga bienestar.

El Bronco dijo que va a mochar todos los programas sociales, menos los que benefician a jóvenes y adultos mayores. El asistencialismo es, para el exgobernador neolonés, un gran problema porque hace a la gente huevona…  o sea, los pobres son pobres porque quieren, qué más da las estadísticas, el Bronco ni siquiera habló de corrupción.

José Antonio Meade estaba por explicar sus propuestas, pero le ganó el amor por AMLO y se dedicó a hablar de él. Lo mismo Anaya, que sacó dos cartulinas y retó a palabras al candidato de Morena a renunciar a su candidatura si se le comprobaba que se adjudicaron contratos sin concurso durante su administración en la CDMX.

Educación

Al hablar de educación, el Bronco ofreció regionalizar la educación y los sistemas educativos. Reconoció que de todo esto no sabe nada y que, sinceramente, iría a preguntarles a los profesores de cada zona qué les hace falta “a chaleco”, que suponemos es una metáfora para decir que lo hará personalmente.

Su propuesta para eliminar la deserción fue dar educación educación a distancia para que los jóvenes estudien en su casa o en su mismo trabajo, y que así no pirdan tiempo en desplazarse. Al cuestionársele de dónde saldría el presupuesto para esta estrategia, dijo que saldría del presupuesto de los salarios de funcionarios públicos y que con esos 12 mil millones de pesos ya se armó.

Ricardo Anaya propuso invertir en que se hagan pruebas de censo para que se les regularice a todos los estudiantes antes de que cambien de nivel escolar. Algo así como lo que deberían hacer todas las escuelas del país a través de la docencia y no de planes de contingencia.

También habló de innovación y de la investigación y el desarrollo científico en las universidades. Al respecto, retomó la propuesta de AMLO de hacer que todos los estudiantes de nivel medio superior accedan a universidades sin distinción.

López Obrador por fin habló de cómo cancelaría la Reforma Educativa, de la que dijo que le quitaría su “esencia”. Esto es, según el candidato, asegurar que el magisterio tenga dignidad y que no se les reprima y no se les culpe del atraso educativo. No explicó cómo elaboraría una nueva reforma, pero sí dijo que esta no denigraría a los docentes… pero que la evaluación se queda.

De manera general, tres candidatos defendieron la reforma, solo uno expresó su rechazo. Sin embargo, todos consideraron que tiene fallas y que debe ser modificada. Incluso José Antonio Meade ofreció hacer cambios para que los docentes estén asegurados en su condición laboral. Al parecer, ninguno considera que esto sea un problema de planes y programas, sino todo es enteramente problema de los profesores.

Ciencia y Tecnología

En este, los candidatos expresaron que el presupuesto no es suficiente en esta materia. Tanto José Antonio Meade, Rodríguez Calderón y AMLO dijeron explícitamente que subirán el porcentaje del PIB que se destina para esto. Por su parte, Ricardo Anaya dejó claro que su proyección para México es similar a un capítulo de Black Mirror, cosa que se escucha bonita.

AMLO propuso fortalecer el Conacyt, y al parecer su propuestas es que personalidades de la ciencia y la tecnología se hagan cargo de esto y no más, ellos sabrán qué hacer. Por otro lado, Meade dijo que la corrupción puede ser solucionada con tecnología para que se sigan los flujos de dinero, pero tampoco dijo qué hará por este rubro.

Gabriela Warkentin cuestionó el país moderno que platea Anaya. Este dijo que le dará cobertura total de Internet a todo el país y que este será gratuito en todos los inmuebles públicos del país. Un país tecnológico al que al menos 40% de México no tiene acceso actualmente, si no es por conexión de Internet es por el acceso a los dispositivos.

El Bronco agarró el tren innovador y también optó por un país tecnológico, pero este tendría que ser financiado por la industria privada y no por el erario público. Claro, todo esto para que pueda gobernar desde el FBI (Facebook Bronco Investigations).

Salud

En materia de salud, un tema que no estaba contemplado al inicio del debate pero que se incluyó, ahora sí todos estuvieron de acuerdo en que la corrupción es un gran problema en el sistema de seguridad social.

Ricardo Anaya ocupó la mitad de su tiempo para responder a José Antonio Meade, y tuvo solo un poco de tiempo para explicar que también quiere hacer la salud un sistema digital, como el país que propone. Él explicó que todo se integrará a partir de un sistema electrónico de consultas y… después ya se verá.

No se expresó claramente al respecto de unificar o no los diferentes sistemas de salud mexicanos. José Antonio Meade, buscó dejar claro que su forma de enfrentar los problemas del sector salud es la misma que en sus otras secretarías… pero tampoco dijo cómo. Finalmemte, AMLO fue cuestionado, nuevamente, de cómo es que va a financiar todo lo que propone, porque todas sus propuestas requieren de un gran presupuesto, que no puede ser cubierto por el sistema de recaudación fiscal actual.

Energía

En la última ronda de preguntas, explicaron sus propuestas para generar energía y sobre el petróleo. López Obrador dijo que no más gazolinazos que estos pararán con el regreso al subsidio de combustibles. Sin embargo, todos le reviraron explicando que el subsidio del hidrocarburo es contraproducente, pero nuevamente la corrupción es el problema más grande de la vida.

Se habló de energía limpias como alternativa, pero parece que los candidatos siguen viviendo en un país diferente al que están leyendo o al que están viviendo. Aunque proponen ver la viabilidad de otras energías, terminan siempre regresando al petróleo como el principal insumo, para terminar de administrar esa abundancia que ya se perdió.

Por: Redacción PA.