Tlatlaya: confirmación del encubrimiento

Tras un largo proceso en tribunales, el equipo de Aristegui Noticias logró conseguir fotografías tomadas por miembros del Ejército Nacional en Tlatlaya. Éstas no sólo confirman la alteración de la escena del enfrentamiento, sino, también, que el Ejército tenía pleno conocimiento de ello desde el primero momento, lo que entra en conflicto directo con las declaraciones de los implicados y del mismo Secretario de la Defensa Nacional (SEDENA), el general Salvador Cienfuegos. (vía: Aristegui Noticias)

El caso del enfrentamiento en Tlatlaya ocupó todos los espacios de noticias después de casi tres meses de ocurrido, pues en un primer momento, la SEDENA reportó que elementos del ejército se “enfrentaron” con miembros del crimen organizado, tras lo que abatieron a 22, reportando sólo un soldado herido. A los pocos días, Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, felicitó a los soldados y al ejército completo, por su labor de defensa del “pueblo mexiquense”. Esa fue la versión oficial hasta septiembre de 2014, tras la aparición de un reportaje en la revista Squire. (vía: La Jornada)

En éste, la declaración de una sobreviviente, que el Ejército había nombrado como “víctima de secuestro rescatada”, relató cómo fueron ejecutados extrajudicialmente las 22 víctimas, algunas incluso después de haberse rendido y estar desarmadas. Después, la escena sería alterada para escenificar el enfrentamiento.

Estas declaraciones hicieron que el caso fuera absorbido por la Procuraduría General de la República (PGR), que, hasta el momento, ha sido incapaz de demostrar ni la alteración de la escena, ni las ejecuciones, aún después de varias recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el trabajo del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. (vía: Aristegui Noticias)

 

La batalla legal del equipo de noticias comenzó con la solicitud a la SEDENA del expediente del caso, vía el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), sin embargo, la SEDENA rechazó la solicitud a razón de un amparo promovido por los soldados involucrados en el enfrentamiento. Finalmente, y tras casi dos años de litigio, la publicación de estas nueve fotografías, que no fueron entregadas ni a la PGR ni a la CNDH, pone en crisis la posición pública de la SEDENA completa.

Publicidad