Se abren ‘puertas del infierno’ en Tabasco; temen explosión por gases azufrosos

Pobladores de Tabasco han externado a Protección Civil del estado que en su localidad se están abriendo ‘las puertas del infierno‘.

La expresión que usan llama la atención pero, aunque nada tenga que ver con lo paranormal, no deja de ser llamativo y preocupante: ellos alegan que están encima de una auténtica bomba de tiempo relacionada con las obras de Pemex.

Según los pobladores de Chacalapa, en la localidad han encontrado grietas de donde emanan gases con olor a azufre. A su parecer ninguna autoridad se ha hecho responsable para saber si hay un peligro o no para lo localidad al sureste de la república mexicana.

Los habitantes de Chacalapa temen, sobre todo, porque las grietas se extienden en un área de diez hectáreas. Han dado aviso a las autoridades de sus preocupaciones pero la respuesta a su parecer no ha sido satisfactoria.

En palabras de la delegada municipal, el fenómeno, que ocurre desde hace varios días, se distingue por el ‘vapor con olor a azufre’.

Sin embargo, el coordinador de Protección Civil de Jalpa de Méndez acudió junto con su equipo a realizar inspecciones sin que se encontrara un peligro significativo. 

Aunque los pobladores no estén muy convencidos de las afirmaciones de protección civil, estos dicen que en las mediciones de gas que realizaron no encontraron posibles combustibles: “no podemos alertar a la población, porque no hay ningún peligro”.

Eso sí: las autoridades tampoco pudieron explicar las razones de las emanaciones con olor azufroso, aunque estas no tienen que representar un peligro para la población. (Vía: Excélsior)

Acaso lo que más preocupa es el aparente desdén de las autoridades pues hay informes de que las emanaciones llevaban al menos cuatro semanas de haber sido registradas y anunciadas ante las autoridades. (Vía: Tabasco Hoy)

La forma en que Pemex ha explotado el sureste del país ha traído bonanza económica en muchos casos, pero también ha traído un deterioro ecológico en algunas poblados. De ahí que sea comprensible el temor de los pobladores y que encuentren una posible conexión entre las emanaciones y la presencia de la paraestatal.

Publicidad