Sismos aceleran hundimiento de CDMX

Según una investigación del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centro Geo), los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre aceleraron los hundimientos en la Ciudad de México, ya que el estudio geológico realizado y entregado a la Comisión de Reconstrucción mostró que después del mes de septiembre varias zonas de la ciudad se hundieron a un ritmo por encima del promedio mensual.

La investigación mostró que hasta antes de los sismos, la ciudad se hundía a un ritmo de 2.5 centímetros mensuales, sin embargo, después de los movimientos telúricos se registraron hundimientos más fuertes, sobre todo en la zona oriente de la demarcación, en donde se registraron hundimientos de entre 20 y 25 centímetros.

Dicho estudio geológico se realizó utilizando la técnica de interferometría, la cual permite detectar cambios físicos en la tierra, así como la subsidencia del terreno en unidad de milímetros, todo esto a través de sensores satelitales. Las observaciones realizadas vía esta técnica arrojaron que el desplazamiento del suelo después del sismo no fue homogéneo, es decir, en algunas zonas fue más profundo que en otras.

Por otra parte, determinaron que después de los sismos, hubo un desplazamiento promedio global de 23.86 centímetros el 8 de septiembre y de 32.55 centímetros el 20 de septiembre. Específicamente el 20 de septiembre, después del sismo de 7.1 grados con epicentro en Morelos, las delegaciones: Benito Juárez, Venustiano Carranza, Iztapalapa y Gustavo A. Madero, así como el municipio de Nezahualcóyotl presentaron hundimientos de entre 16 y 25 centímetros.

Entre las recomendaciones entregadas a la Comisión de Reconstrucción están: la revisión exhaustiva del subsuelo con el fin de determinar si hay daños en tuberías y evitar la formación de socavones y grietas. En ese sentido, los investigadores de Centro Geo estiman que la ciudad necesita invertir poco más de 300 millones de pesos en estudios de mecánica de suelo y reforzamiento estructural antes de comenzar formalmente con la reconstrucción, justo para tener noción de los distintos niveles de riesgo.

Según expertos, la constante extracción de subsuelo, así como la explotación de mantos acuíferos ha provocado que el suelo de CDMX se haya ido debilitando, lo cual lo vuelve cada vez más vulnerable ante movimientos telúricos de alta intensidad. (Vía: Reforma)