Las irregularidades en la reconstrucción de CDMX

A poco más de dos meses del sismo del 19 de septiembre, el gobierno de CDMX ha mostrado una total ineficiencia en tareas indispensables e imprescindibles previas a las labores de reconstrucción.

Tenemos que los censos presentados en la Plataforma CDMX tienen graves inconsistencias respecto a los inmuebles dañados, así como en relación a los recursos utilizados del Fonden y el Fonaden. 

Una investigación del diario Reforma reveló que 25 inmuebles de las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Xochimlco e Iztapalapa, clasificadas como semáforo rojo por Plataforma CDMX, presentaban distintas inconsistencias, ya que no recibieron recursos del gobierno local, fueron reconstruidos por sus propietarios, los inmuebles no han sido revisados y no tienen dictamen o incluso los edificios no existen.

Entre los inmuebles documentados por Reforma están el de Toledo 187, en la colonia Álamos, el cual según la Secretaría de Obras y Servicios de CDMX recibió recursos del Fonaden-CDMX, sin embargo constató que el edificio no existe.

Otro ejemplo es el de un edificio en Ámsterdam 32, colonia Condesa, catalogado por el INBA como inmueble artístico, en donde el dictamen, por cierto pagado por la propietaria, señala que se debía proceder a una demolición parcial, pero, al acudir al inmueble se percataron que se encuentra apuntalado.

Lo mismo ha sucedido con el edificio Osa Mayor en la colonia Doctores, en donde gran parte de sus habitantes siguen viviendo en las calles a la espera de un dictamen del gobierno de CDMX que determine cuál será el destino del inmueble, así como del proceso que tendrán que seguir sus condóminos para recibir apoyos y créditos. (Vía: Animal Político)

Respecto a la ineficiencia de las autoridades capitalinas, Mónica Tapia, integrante de la organización #CIUDADanía19S señaló que las deficiencias y las irregularidades de Plataforma CDMX solo están entorpeciendo las labores de reconstrucción , ya que no arrojan información fidedigna y confiable sobre los inmuebles dañados y sobre la utilización de recursos; además exhibe una falta de diagnóstico claro sobre los daños producidos por el sismo.