Ingeniero que declaró seguro a colegio Rébsamen, ahora revisa escuelas de CDMX

ACTUALIZACIÓN oct 4 19:00: 

Francisco Arturo Pérez Rodríguez, ingeniero Corresponsable Estructural de Seguridad, el inmueble del Colegio Rébsamen estaba en perfecto estado, sigue laborando y ahora, se encarga de revisar las escuelas de la Ciudad de México. (Vía: Animal Político)

El ingeniero está vinculado a una investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) por permitir el desarrollo del Colegio Rébsamen al cual se le señalan presuntas irregularidades en su construcción que no concuerdan con la licencia que tenía la dueña.

Investigaciones previas indican que Pérez Rodríguez avaló en julio y septiembre del 2014 la constancia de Seguridad del Rébsamen. 

Finalmente padres de familia de un colegio que ya había sido avalado por el ingeniero, tras el sismo del pasado 19 de septiembre, solicitaron un nuevo peritaje.

***

La delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum ha presentado una denuncia penal contra dos exfuncionarios de Tlalpan y contra la dueña del Colegio Enrique Rébsamen. El derrumbe del inmueble causó la muerte de 19 niños y siete adultos.

“Nuestro  interés es la justicia. Como persona y como jefa delegacional esto es indignante”, expresó la delega en conferencia de prensa en donde explicó que la denuncia que presenta es adicional a la carpeta que por oficio abre la PGJ-CDMX. (Vía: Sin Embargo)

Los dos exfuncionarios demandados son Alejandro Zepeda, quien fuera director general de obras y desarrollo urbano en Tlalpan en 2010; y Miguel Ángel Guerrero López quien ocupó el mismo cargo en 2014.

Servidores públicos que ocuparon el cargo bajo la administración de Higinio Chávez García y Maricela Contreras del Partido de la Revolución Democrática (PRD). 

 

¿Una tragedia que pudo haberse evitado un mes antes?

El expediente de la escuela Enrique Rébsamen está plagado de irregularidades, no sólo por cómo se otorgaron los permisos para las ampliaciones, si no, por una posible negligencia de autoridades quienes quizá meses antes pudieron haber evitado la tragedia.

Meyer Klip, titular del Instituto de Verificación Administrativa del D.F (Invea), declaró en días recientes que los titulares de la escuela presentaron un certificado de derechos adquiridos de 1993, el cual les daba la facultad de operar como centro educativo.

Sin embargo, en ese momento se sospechó que el documento presentado podría ser falso, por esta razón el Invea interpuso una denuncia penal en febrero de este año. (Vía: Animal Político)

El Invea tiene como función supervisar que los establecimientos cumplan con la normatividad en materia de uso de suelo, y según Klip es la delegación Tlalpan la que se encarga de determinar si los inmuebles cumplen o no con la legislación en materia de construcciones.

Cuando el Invea acudió a revisar la escuela, determinó que la documentación no tenía registro en Seduvi y además de que el tipo de construcción era inadecuada respecto al “permiso” de uso de suelo por lo que “invitó” al colegio a dejar de operar como centro educativo.

Los dueños en lugar de acatar la recomendación, impugnaron la decisión e iniciaron un juicio, que se -supone- encuentra en curso. Este detalle final es la razón por que el Invea no clausuró la escuela. 

Pero esta versión del Invea quedó desmentida según una nota de Reforma; Yasmín Esquivel Mossa, presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) -en donde se “lleva” el juicio entre Invea y Rénsamen- dijo que el Tribunal le dio la razón al Invea para que procediera contra el colegio, es decir clausurarlo por haber presentado un certificado falso. (Vía: Reforma)

A su favor el Invea declaró que si bien el 31 de mayo el Tribunal resolvió en primera instancia favor del instituto, la notificación se realizó hasta el 26 de junio y que posteriormente la escuela apeló el 1 de agosto. 

En 2014 la Dirección General de Obras y Servicio Urbanos clausuró el Rébsamen por 11 meses y sancionado con 300 días de salario mínimo, finalmente el colegio regresó a sus actividades tras pagar una multa de 21 mil pesos.

La clausura fue por el uso irregular de suelo.