¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Septicemia: enfermedad que mata a más personas que el cáncer

Las cifras anuales de muertes por septicemia son más altas que las muertes por algún tipo de cáncer
Septicemia: enfermedad que mata a más personas que el cáncer. (Imagen: Getty Images)

Un estudio hecho por la Universidad de Washington reveló que anualmente hay más muertes por septicemia que por cáncer en el mundo. Investigadores afirman que las cifras son alarmantes.

Te recomendamos leer: Científicos crean virus que podría matar todo tipo de cáncer

De acuerdo con información de BBC, la enfermedad ‘septicemia’ conocida también como el ‘envenenamiento de la sangre’ ha causado más muertes en el mundo que el cáncer. Estos datos los arrojó un estudio de la Universidad de Washington.

Septicemia: enfermedad que mata a más personas que el cáncer. (Imagen: Newsner)

La investigación de la UW, donde participaron varios médicos especializados, refirió que se basaron en registros médicos de 195 naciones, de los que hallaron que más de 11 millones de personas mueren al año a causa de esa enfermedad.

Los datos de dicha investigación también sugieren que la mayoría de estos casos ocurren en países con bajos recursos y que los que se dan en naciones consideradas ‘ricas’ también lidian con algunos casos de septicemia.

Expertos estiman que los datos actuales son alarmantes, pues estos duplican las cifras anteriormente recolectadas que, según informan, describían que sólo había cerca de 19 millones de casos y 5 millones de muertes. Los investigadores sospechan que estos datos sólo se basaron en países occidentales.

Septicemia: enfermedad que mata a más personas que el cáncer. (Imagen: La Nación)

Por otro lado, el análisis de la UW, asegura que existen más de 49 millones de casos al año, de los que mueren al menos 11 millones de personas, lo que significa que al menos una de cada cinco personas en el mundo muere a causa de septicemia.

Kristina Rudd, una de las investigadoras de la UW, indicó que cuando trabajó en Uganda, los casos de  septicemia era cosa de todos los días. “Mis colegas que tratan pacientes en terreno de países de ingresos medios y bajos, han estado advirtiendo de esto por años: la septicemia es un problema de salud importante”, mencionó.

Septicemia en el mundo

Otro de los datos que reveló este estudio es que aunque los casos de septicemia se den en países con ingresos medios y bajos, lugares en el mundo como Reino Unido, enfrentan una tasa de mortalidad por septicemia de 48 mil casos al año, tasa que es mucho más alta que en España, Canadá o Francia.

En cuanto a las personas que están propensas a tener esta enfermedad, el estudio estima que los niños son quienes tienen en mayor riesgo, pues esta enfermedad se deriva de infecciones diarreicas o enfermedades pulmonares, así como infecciones causadas por falta de acceso a vacunas o sistema sanitario.

Septicemia: enfermedad que mata a más personas que el cáncer. (Imagen: Wikipedia)

Es por ello que la UW instó a las autoridades gubernamentales y departamentos sanitarios de todo el mundo, a brindar mejores sistemas de sanidad, mayor acceso al agua limpia, a las vacunas, impulsar una mejor atención de infecciones en pacientes y un mejor diagnóstico de esta enfermedad en los hospitales.

Los investigadores advirtieron que se necesita de un nuevo enfoque de prevención de septicemia en la población mundial, más entre los recién nacidos, que son quienes luchan contra la resistencia a los antimicrobianos. Además, llamó a diagnosticar esta enfermedad a tiempo y brindar un tratamiento adecuado con antibióticos o antivirales.

¿Qué es la septicemia y cuáles son sus síntomas?

A mayores rasgos, la septicemia es la presencia de bacterias en la sangre que a menudo ocurre con infecciones graves. Esta infección, conocida también como el envenenamiento de la sangre, puede ser mortal y empeora la salud de quien la padece de manera rápida.

Entre los síntomas que pueden notarse en una persona con septicemia están: escalofríos, fiebre, sensación de mucho frío, dolores, molestias en el cuerpo, piel pegajosa, mucho sudor, confusión, dificultad para respirar, frecuencia cardiaca alta. 

Las personas de 65 años o más y los bebés menores de 1 año, personas con sistema inmune debilitado e incluso personas aparentemente sanas, pueden contraer esta enfermedad. Las bacterias comunes que la causan son Staphylococcus eureus, Escherichia coli y algunos tipos de Streptococcus.