¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

SEP dice que la reconstrucción de escuelas dañadas va lento… pero ya tiene para la renta de sus nuevas oficinas

Quizá porque le está entrando miedo por los daños causados por los sismos  o porque ya anda harto de que la CNTE y el SNTE sepan desde dónde despacha, pero el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño, busca mudar la dependencia del Centro Histórico a un edificio en Coyoacán por el módico pago de 34 millones de pesos al mes… en renta.

El edificio de interés social al que quieren mudar la SEP: Torre Mitikah

No es rumor: la SEP ya solicitó a la Secretaría de la Función Pública desde diciembre del 2016 que realizara un avalúo sobre el gasto y el edificio al que mudarían sus operaciones (aunque aún para eso no hay fecha definitiva). El lugar, parte de un desarrollo inmobiliario de la constructora Fibra Uno, cuenta con todo lo necesario para ser el mejor secretario de la cuadra: estacionamientos amplios, cisterna (?), un gimnasio para escoltas y hasta un helipuerto. (Vía: Milenio)

Torre Mitikah (ajá: ese es el muy ridículo nombre del complejo…) ha sido publicitado como el desarrollo inmobiliario más grande de América Latina y será abierto al público hasta 2019, según Fibra Uno informó a El Financiero en junio de este año. Ubicado en pleno pueblo de Xoco, forma parte de una disputa entre los vecinos del pueblo de Coyoacán, autoridades delegacionales y la constructora. (Vía: El Financiero)

Y justo ahí quiere Nuño mudar todas las operaciones de la SEP…

Más de 15 mil escuelas en todo el país siguen sin poder regresar a clases por los sismos de septiembre pasado y se estima que por lo menos 4 mil millones de pesos sean destinados a la recuperación o reconstrucción de los planteles dañados. El senador de Morena, Mario Delgado propuso algo… medio descabellado (si tomamos en cuenta que del edificio sólo hay cimientos y estacionamiento): que sí se rente el espacio, pero para darle clases a todos los alumnos damnificados… (Vía: La Jornada)

Millones de niños siguen sin saber qué será de sus escuelas pero, al menos, sabrán que el secretario de Educación Pública va a despachar desde un complejo de oficinas con gimnasio para sus guaruras.