Senado reduce derecho de audiencias y da pie a publicidad ‘oculta’ con reforma a Ley de Telecomunicaciones

El día de ayer, 26 de octubre, el Senado de la República aprobó casi sin cambios una serie de reformas a la ley de Telecomunicaciones que, de acuerdo a varios expertos, limita los derechos de las audiencias, abre el camino para publicidad “disfrazada” de contenido y reduce gravemente los poderes del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Podrán no ponerse de acuerdo para llegar a votar por el caso de la Fepade, pero cuando se trata de crear reformas que… “cambien” las reglas frente a las que nos aproximamos todos al 2018, los legisladores se convierten en una fuerza imparable.

Esta vez, según los “rebeldes del PAN”, las reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones buscan defender la libertad de opinión de los periodistas y comentaristas en los medios: se reformaron varios artículos que exigían hacer explícito cuando una noticia es opinión, cuando es informativa o cuando su contenido ha sido pagado como publicidad o propaganda (cosa que la ley diferencia claramente). (Vía: Animal Político)

Esta fracción derogada el día de ayer por los senadores era una forma de frenar las “cortinillas” que inundaron los noticiarios de televisión abierta durante el 2012: “notas” que eran, más bien, informerciales por los gobiernos o partidos en disputa.

La Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi) denunció la movida de los senadores, pues no sólo busca abrir los espacios que ya habían sido regulados por la reforma de 2016, sino que, además, intenta, también, desarticular los derechos de las audiencias y deja en manos de los concesionarios la creación de sus propios “Códigos de ética”. (Vía: Aristegui Noticias)

Ajá: la reforma aprobada por los senadores no sólo “le quita dientes” al IFT, sino que se los entrega a los mismos concesionarios, y serán ellos, entonces, los que enfrenten, también, las denuncias de las audiencias.

Senadores como el muy rebelde Javier Lozano insiste en que estas medidas son para “defender la libertad de expresión”, y así quedó registrado en la minuta:

Se precisa que las reformas responden a diversos comentarios y opiniones respecto a los Lineamientos Generales sobre la Defensa de las Audiencias, emitidos por el Instituto y publicados en el Diario Oficial de la federación el 21 de diciembre de 2016, en el sentido de que vulneran y amenazan la libertad de expresión. (Vía: Senado de la República)

Sin embargo, la tramoya resulta demasiado evidente para organismos defensores de las audiencias, como Amedi:

El Congreso está obligado a ampliar no a limitar las atribuciones que le otorgó al IFT en la reforma constitucional de 2013. Tampoco puede anteponer los derechos de los concesionarios comerciales por encima de los derechos de la sociedad a recibir información veraz y oportuna. (Vía: Amedi)