Semarnat aprueba tala comercial en el Nevado de Toluca

nevado-de-toluca-crater

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales presentó el pasado 21 de octubre el nuevo Plan de Manejo del área natural protegida Nevado de Toluca, documento que autoriza la tala comercial de 17 mil hectáreas del bosque, que equivalen a un 33% del total del territorio. Dicha tala fue aprobada en 11 puntos distintos, ubicados en zonas en las que ya se había logrado evitar la tala clandestina.

La tala ilegal se realiza en el Nevado desde los años 30 del siglo pasado, por ello fue declarado “Parque Nacional” en 1936 por el entonces presidente Lázaro Cárdenas, quien prohibió cualquier tipo de explotación de los recursos naturales del lugar, debido a su importancia estratégica para proveer agua al Valle de México, al Valle de Toluca y al norte del estado de Guerrero (Vía: Animal Político).

Casi 70 años después, en enero de 2013, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas reconoció que el Nevado de Toluca ha sufrido “la desaparición de enormes extensiones de bosque que han sido convertidas en cultivos; la disminución de especies y poblaciones silvestres de flora y fauna; la desaparición y merma de manantiales; el aumento de cárcavas y erosión, con la (consiguiente) pérdida de miles de toneladas de suelo por el cultivo de papa, el desarrollo de minas y la extracción de tepojal (material pétreo para construcción)”. (Vía: Animal Político)

Y no solo esto, el deterioro ambiental también ha provocado “problemas sociales y económicos muy severos, y la disminución del bienestar social tanto a nivel local como regional”.

Pese a ello, Enrique Peña Nieto, decidió- en 2013- cancelar el decreto de Lázaro Cárdenas, y en su lugar emitió uno nuevo que legaliza la tala comercial, la agricultura, la ganadería y actividades comerciales y extractivas en los bosques del Nevado. De acuerdo con el presidente, el objetivo era armonizar “las necesidades económicas y sociales, dentro y fuera del área natural protegida, con los objetivos de conservación de los elementos naturales que la conforman”, es decir la explotación de los recursos como motor para la preservación de los mismos. (Vía: Animal Político)

Por su parte, la Secretaría de Medio Ambiente aseguró que no solo se pretendía preservar lo que había, sino también restaurar a su estado original la masa forestal del área.

En un estudio realizado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, se aseguraba que la tendencia de deterioro en el Nevado de Toluca era de tal magnitud “que en una o dos décadas (se prevé que) pierda completamente su función en su parte norte, con graves consecuencias ambientales, sociales y económicas”.

Por ello, supuestamente solo se permitirá talar una cantidad de árboles equivalente “al incremento anual total” de la masa forestal. Y aunque habla de “esquemas de aprovechamiento sustentable”, no los especifica:

“El aprovechamiento forestal maderable –se indica– se debe realizar a través de un manejo que considere los principios ecológicos, respetando la integridad funcional e interdependencia de los recursos, sin mermar la capacidad productiva de los ecosistemas y sus recursos existentes, por lo cual, las técnicas utilizadas permitirán conservar y fortalecer el vigor y salud de los bosques, incrementando los índices de la regeneración natural y por ende las existencias reales de arbolado disminuyendo la fragmentación, fortaleciendo los servicios ambientales que presta el bosque del Nevado de Toluca.”  (Vía: Animal Político)

Y es que además de perder las hectáreas de bosque, también estaríamos perdiendo distintas especies de arbustos que dan alimento y refugio a aves, mamíferos medianos y pequeños, roedores, halcones, pájaros carpinteros, búhos, tecolotes, coyotes, linces, tlacuaches, murciélagos, decenas de reptiles y muchas especies más, algunas en amenaza y hasta en peligro de extinción.

Publicidad