Segundo debate Hillary-Trump: un fiasco

2do-debate

El día de ayer, domingo 9 de octubre, tuvo lugar el segundo debate presidencial entre los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump. Se discutieron muchos temas pero poco se habló de lo que debía hablarse. Para muchos, el debate fue simplemente un fiasco.

El formato era distinto esta vez, la mitad de las preguntas debían hacerlas los ciudadanos mientras que la otra mitad venían de parte de los moderadores, Anderson Cooper -periodista de CNN- y Martha Raddatz -corresponsal y presentadora de noticias del canal ABC.

Los temas que debían discutirse eran solo tres: el derecho a portar armas, la seguridad social y la salud, pero la filtración de una grabación por parte de The Washington Post cambió la dirección del segundo debate presidencial.

La primera pregunta se lanzó: “¿considera que es un modelo de buena conducta para los jóvenes americanos?” Tanto Hillary como Trump se apoyaron en las frases que impulsan sus campañas: “Juntos somos más fuertes” y “Hacer a América grande de nuevo”, respectivamente. Fue entonces cuando el moderador intervino, recordó la pregunta a los contendientes y, como era de esperarse, habló de la grabación en la que Donald Trump explicó con vulgaridades cómo intenta y logra sobrepasarse con las mujeres… A partir de este momento la calidad del debate cayó en picada, el morbo dominó y los temas y propuestas pasaron a un segundo plano.

Tanto los moderadores como la candidata insistieron en la grabación y Trump utilizó a mujeres que tuvieron relaciones con Bill Clinton como defensa, insistiendo en que eran los Clinton quienes no respetan a las mujeres.

https://www.youtube.com/watch?v=mQsZgZOgx8A

El tema de salud se redujo al programa “Obama Care”. Hillary habló de aquellos aspectos del programa que deben conservarse porque resultan efectivos, argumentando que, gracias a este, hoy 90% de los estadounidenses están cubiertos, mientras que Donald Trump señalaba que no tiene utilidad alguna, que debe eliminarse y que la competencia en la industria de seguros es la respuesta.

En cuanto a la seguridad social, los musulmanes y la islamofobia se hicieron presentes. Clinton habló de integración, de cooperación y de estrechar los lazos con naciones musulmanas. Trump reafirmó su posición con respecto a migrantes “que son peligrosos” y aseguró que deben ser vigilados porque no se conocen sus valores y podrían poner en peligro la vida de los estadounidenses.

Del derecho a portar armas nada se habló, pero de impuestos y cómo Trump los ha evadido sí. Este reconoció no haber pagado, pero acusó a Hillary Clinton de mentirosa y le prometió meterla a la cárcel si llegaba a ser presidente. Hillary propuso subir los impuestos para los ricos y apoyar a la clase media. Trump se ofendió.

Se habló de empleos, de guerra, de Siria y la violencia en Alepo, pero el debate ya lo habían perdido todos.

CNN considera que el debate lo ganó Hillary Clinton con un 57%, mientras que Trump sólo alcanzó un 34%, fivethirtyeight.com considera que Clinton tiene 81.6% de probabilidades de ganar el debate y Trump sólo un 18.4%.

Después del segundo debate presidencial, los estadounidenses aún ignoran buena parte de cómo gobernarían estos personajes de llegar a la presidencia.

La victoria de un candidato sobre otro es una incógnita todavía, pero lo único cierto es que al debate le faltó sustancia y objetividad, los candidatos no lograron presentar sus propuestas en los temas que debían tratarse y se conformaron con lanzar ataques y provocar el desprestigio de su contrincante, los moderadores fueron poco profesionales, dejando a una audiencia indecisa sin armas para tomar posición pues no saben mucho más de las propuestas de campaña que estos dos personajes ofrecen para “ser más fuertes” o para “hacer grande a América”.

Aún falta un tercer debate antes de las elecciones, el cual se llevará a cabo el próximo 19 de octubre. Hasta ahora se sabe que tendrá el mismo formato que el primer debate y que será moderado por el presentador de noticias de Fox News, Chris Wallace, pero las preguntas todavía no se conocen. Quizás este nos ofrezca una visión más amplia de quiénes serían y qué harían estos candidatos como presidentes o quizás se contenten con seguir lanzando acusaciones y el 8 de noviembre llegue sin cambios.