¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sección 22 de la CNTE exige esclarecer muerte de dirigente en Oaxaca

Los integrantes de la Sección 22 de la CNTE han exigido a las autoridades oaxaqueñas que se esclarezca la muerte de Mario Vallejo, dirigente asesinado en Oaxaca el lunes y hallado con señales de estrangulamiento en un hotel en el cuadro principal de la ciudad. (vía: Excélsior)

Vallejo era miembro de la Comisión de Honor y de Justicia de Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y su función al interior del sindicato era investigar a los profesores que abandonaron la organización durante el conflicto de la Reforma Educativa que sacó a los profesores de las aulas ocasionando un conflicto entre esta sección y el gobierno estatal.

Foto: Excélsior

Aunque la investigación del caso sigue, han exigido que se resuelvan los motivos y razones de su asesinato y organizaron una manifestación en Juchitán, municipio donde laboraba Mario Vallejo, este miércoles. Por ahora, no hay elementos suficientes para determinar quién fue el culpable ni el móvil del delito. (vía: El Universal)

Su muerte coincidió con otra protesta que se llevó a cabo en la capital de Oaxaca, que llevó a la CNTE a las instalaciones del IMSS a exigir que se resuelvan las demandas de los jubilados pertenecientes a la organiazción. Ese mismo lunes fue hallado Vallejo en el hotel “La Guelaguetza” estrangulado.

Los integrantes de la comisión que integraba señalaron que “fue un compañero comprometido” y que su muerte no quedará impunte ante la ola de violencia que atraviesa Oaxaca al comienzo de 2018 registra al menos una docena de homicidios dolosos (sí, 12 en sólo 17 días del año). (vía: La Silla Rota)

Así mismo, este hecho se da después de que la CNTE lograra que fuera removido de su cargo Germán Cervantes Ayala, titular del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), a quien la organización docente exige rendición de cuentas de su mandato frente al organismo, mismo que fue desconocido por la Sección 22 por haber aceptado la implementación de la reforma educativa en el Estado.