Se han girado 95 órdenes de aprehensión contra funcionarios de Gabino Cué

El gobierno de Gabino Cué en Oaxaca se suma a los gobiernos estatales que dejaron un desastre en las finanzas públicas por la corrupción y los malos manejos. Recordemos que esa administración proveniente de la alianza PAN-PRD, gobernó de 2010 a 2016 ondeando la bandera del cambio y la alternancia al priismo que prácticamente había gobernado el estado desde el fin de la revolución mexicana.

Pues el gobierno de Cué resultó en una alternancia de partidos políticos, pero no en un cambio de facto en las formas de operar políticamente, ya que siguieron operando las mismas estructuras corporativas y clientelares de siempre, además de resultaron igual de corruptos que sus antecesores del revolucionario institucional.

Según el titular de la Contraloría y Transparencia Gubernamental del estado de Oaxaca, Ángel Díaz Navarro, el gobierno de Cué dejó irregularidades en el erario público por 7 mil 353 millones de pesos; así lo sostuvo durante su comparecencia en el Congreso local.

Según Díaz Navarro, se han emitido hasta el momento 95 órdenes de aprehensión contra ex funcionarios del gobierno de Gabino Cué, derivado de las investigaciones realizadas por la Contraloría estatal.

El titular de la Contraloría señaló que hasta el momento se han realizado 25 auditorías en diversas instituciones de gobierno y contra distintos ex funcionarios de gobierno, relacionadas al uso de recursos estatales y federales. Entre las anomalías detectadas, las más graves se encuentran en las secretarías de Salud, Finanzas y Vialidad y Transporte.

Asimismo, Díaz Navarró, agregó que el actual gobierno encabezado por Alejandro Murat busca recuperar todos los recursos robados o desviados por la anterior administración, sin embargo, aseguró que eso podría llevar mucho tiempo debido a que para que eso suceda tendrían que concluir las investigaciones y los juicios actuales y, establecer la culpabilidad de los acusados.

¿Estas investigaciones llegarán hasta el ex gobernador Gabino Cué para deslindar responsabilidades o se quedará solo en los funcionarios y colaboradores cercanos? (Vía: La Jornada)

 

 

 

Publicidad