Lanzan robot sacerdote que oficia funerales en Japón

Los robots ya cuidan nuestras casa y construyen nuestros coches, dan informes en aeropuertos y resuelven nuestras dudas en el celular. Ahora Japón, como es costumbre, ha dado un paso adelante al lanzar el primer robot diseñado para oficiar un funeral.

Si ya hay robots que cuidan ancianos o que satisfacen el apetito sexual, es solo cuestión de tiempo para que aborden, aun con torpeza, muchas más actividades que podría realizar un ser humano, incluso actividades meramente simbólicas.

Ese es el caso de Pepper, el robot que lanzó la compañía Nissei Eco en exhibición durante la Feria de la Industria Funeraria en Japón. Hasta el momento Pepper no ha oficiado ningún rito funerario, pero sus creadores creen que pronto podría despedir difuntos a un precio mucho menor que sus pares humanos.

¿Quién querría un robot en su funeral?

El gran argumento de sus creadores para confiar en que muy pronto Pepper será un invitado común en los velorios es el costo que tiene rentarlo. Mientras contratar un monje budista no puede bajar de los 40 mil pesos, Pepper podría ser contratado por 8 mil pesos mexicanos. (Via: The Guardian )

Las ceremonias budistas pueden ser exigentes para un monje: durante ellas deben cantar, recitar mantras y convocar rezos. Pepper podría hacer el mismo trabajo sin quejarse, cansarse ni necesitar descansos. 

Equipado con enormes ojos capaces de provocar ternura en quienes crecieron viendo a Astroboy, Pepper cuenta con una tablet en el pecho donde puede recibir indicaciones y además de dirigir con su voz la ceremonia incluso podría convocar a los que no están presentes de forma física, pues con su cámara es sería capaz de transmitir en vivo.

Sin embargo, sus atributos electrónicos pasan a segundo plano cuando Pepper podría imponerse por razones pecunarias y no espirituales.

Una máquina que congrega espíritus

No es de sorprender el avance tecnológico del país que literalmente va un día por delante de nosotros; y menos en materia de robots. En el país donde Pikachu a pasado a ser una mascota deportiva y símbolo nacional, no es de sorprender que ya hayan experimentado con robots en terrenos que para nosotros resultan descabellados.

En 2010 ocurrió la primera boda oficial oficiada por un robot. Con un gran seguimiento por parte de los novios, se difundió con bombo y platillo la foto del primer robot que dijo con certidumbre jurídica “puede besar a la novia”. (Vía: Reuters)

En aquella ocasión marido y mujer trabajaban en el ámbito tecnológico y el robot no volvió a fungir como padre luego del aquel casamiento. Pero sin duda aquella ceremonia sentó un precedente de cómo podrían incluirse los robots en la vida religiosa de los humanos.

¿Hay alguna negativa clara para que un robot oficie un casamiento o despida a un ser querido? Ninguna autoridad del budismo fue consultada sobre las reticencias que podrían tener los religiosos ante Pepper. Sin embargo, es seguro que tendrán reparos económicos.

 

via GIPHY

¿Ustedes tendrían un robot en el bautizo de sus hijos?, ¿contratarían uno para oficiar su boda? A estas alturas tecnológica es mejor evitar lanzar vaticinios y mejor acoplarnos a la idea de que un robot podría ser más que un testigo en nuestro próximo rito religioso.

Y si a usted esta nota le genero un poco de angustia existencial ante la inminente llegada de SkyNet, recuerde que aún está lejos ese día. Para muestra está el siguiente robot:

via GIPHY

Y este otro:

via GIPHY