Thanos roba gemas del infinito; Bronco amenaza con mocharle la mano

Durante el debate presidencial, Jaime Rodríguez, nuestro amigo Bronco, se aventó una de las propuestas anticorrupción más ridícula de la historia. Ante el cuestionamiento de Azucena Uresti, dijo que había que mocharle las manos a los que roben: y va en serio con eso.

Justo hoy se estrenó en todo México Avengers: Infinity War, que trae consigo la conclusión de un arco narrativo que el universo Marvel planteó en el cine. Aquí tenemos la aparición de Thanos, que busca hacerse con todas las gemas del infinito, por supuesto, robándolas (aunque no es como que tengan un dueño específico, eh).

 

Esto no pasó por alto el rada memeable del exgobernador de Nuevo León, y para seguir en su gran carrito de “soy chistoso, voten por mí”, compartió en sus redes un cartel apócrifo de la cinta donde le vemos a él en primer plano portando un heroico machete para hacerle frente al Titán Loco.

El mensaje lo acompañó aludiendo a la creatividad de los mexicanos. Esa misma que tiene él para proponer cortar manos a corruptos (que en ese caso, ya andaría  él completamente manco) y llevar una bala a un debate presidencial… ¡ah! Sin olvidar que se inventó que a las embarazadas en el norte se les dice “gordas”.

Lo ridículo de su propuesta, que es estúpida en todo sentido, hizo eco en niveles que no queríamos y más allá de los memes, el narcotráfico utilizó su propuesta para justificar el desmembramiento de cuerpos.

Ya no hablemos de los gracioso que resulta la vida y la discusión política en México. Hablemos de la responsabilidad mínima que deben tener quienes buscando gobernar en cualquier puesto de elección popular.

El caso del Bronco será anecdótico, porque resulta difícil verlo, al menos, compitiendo frente al apoyo que tienen AMLO y Ricardo Anaya. Sin embargo, es prudente entender que propuestas como estas no ayudan en lo más mínimo a la discusión real de los problemas que enfrenta el país.

La violencia, de la mano (LOL) de Jaime Rodríguez Calderón (porque su discurso, como candidato a presidente tiene un peso grande) no debe ser tomada como un mero chiste. Sí, fue gracioso por ridículo, pero refleja y reproduce la crisis de asesinatos, desapariciones y violencia de México.