Sheinbaum podría ganar con más del 50% de voto en CDMX

Una de las contiendas más definidas parece ser la de la gubernatura de la CDMX. A menos de un mes que se realice la votación, Claudia Sheinbaum lleva una amplia ventaja en encuestas de intención de voto, dejando muy por detrás a Mikel Arriola, candidato priísta, y a Alejandra Barrales, de la coalición Por México al Frente.

A pesar de que Mikel Arriola se declaró como segundo lugar en algún momento, su proyección no se realizó y se desplomó, dejando bien asentada a Barrales en el segundo lugar, con menos de la mitad de intención de voto que la puntera, con 25%.

Sin embargo, lo que destaca es que en la más reciente encuesta de Reforma sobre intención de voto en la capital, la candidata de Morena aparece con un 54% de preferencia electoral y, para recurrir al lugar común, podemos decir que el arroz está cocido, servido y hasta deglutido.

A menos que sucediera algo extraordinario, Claudia Sheinbaum gobernará la CDMX, una proyección que estaba clara desde que iniciaron las campañas para este Estado mexicano, que no parece tener duda sobre el partido que espera lo gobierne.

Gráfica: Reforma

Aunque por algún momento parecía que las tendencias de Mikel Arriola podrían ser suficientes para, al menos, alcanzar a Alejandra Barrales, esta no parece tener una respuesta satisfactoria del electorado, pues de estar cerca del 20% de voto, pasó al 13%.

Por su parte, la candidata perredista se encuentra con un aproximado de un cuarto del electorado total de la capital, pero tampoco es suficiente para que logre, en algún momento, hacer la remontada heroica para cambiar el panorama actual.

Es un hecho que el lugar donde Morena tiene más presencia es la capital mexicana. Desde la aparición del partido de Andrés Manuel López Obrador, en 2012, cambió el contexto político de la región, pasando el PRD a un segundo plano, entre su descomposición y su eventual alianza con el PAN.

La misma encuesta publicada por el Reforma confirma que la ciudadanía chilanga busca que se cambie una administración que llevaba 21 años en el poder, desde que Cuauhtémoc Cárdenas asumió la primera jefatura de gobierno hecha mediante elecciones.

Gráfica: Reforma

Aunque la figura de AMLO y Marcelo Ebrard contribuyó a la falta de popularidad del PRD, también el gobierno de Mancera, que rompió récords de votación y de participación electora en la CDMX, no tiene una buena evaluación por la sociedad que gobernó durante casi seis años.

Los retos que enfrentará Morena y Claudia Sheinbaum son los mismos que llevaron a Mancera a ser reprobado de manera airada por los capitalinos. Son problemas y vicios que se gestaron durante años de gobiernos, incluido el de López Obrador, por lo que, de querer al menos continuar con el proyecto otros seis años, tendrán que dar certidumbre de que se trata de un cambio de administración y no solo de nombre y colores de partido.

Con información de Reforma