¿Qué pasó en el último debate por la CDMX? Nada y todo: pasó Puri

Ya, por fin, anoche 20 de junio a las 19:30, fue el último debate por la Ciudad de México. Los siete candidatos hicieron más de lo mismo: no responder las preguntas, ignorar a los moderadores y olvidarse de sus propuestas… Pero, también, ocurrieron cosas de lo más extrañas: Boy fue la que mejor definió sus propuestas y supo sortear los ataques de Mikel Arriola y, bueno… Puri.

Mientras que Alejandra Barrales, Claudia Sheinbaum y Mikel Arriola se dedicaron a atacarse mutuamente; Marco Rascón no sabía bien a quién atacar y llamó a votar por Marichuy (ajá: nosotros tampoco entendimos); Lore, la candidata independiente, otra vez no pudo hilar muy bien sus ideas, y Mariana Boy sorprendió a todos respondiendo las preguntas y respetando el tema que le marcaban los moderadores, planteó propuestas… prácticas y reales y sorteó con gracia los ataques mikelosos de Mikel. Mientras esto pasaba, Purificación Carpinteyro, la candidata de Nueva Alianza, se convertía en una leyenda viva, en un meme que respira: en Soraya Montenegro

El resumen más conciso de este último debate quizá pueda resumirse en memes. No porque haya sido gracioso, sino porque fue tan extraño, desorganizado y desarticulado que nada lo ilustra mejor que imágenes fácilmente replicables.

Por más que los moderadores les repitieron a los candidatos en seis ocasiones que dejaran de atacarse, que regresaran al tema en cuestión, que respondieran las preguntas, a todos (menos Boy y Rascón, lo que sea de cada quien) les valió: empezaron luego luego los ataques, las cartulinas, los señalamientos y el ‘quién es más gandalla’.

Seguro hubo momentos hermosos: Rascón preguntándole a Mikel qué se siente ser priísta y cómo puede dormir en la noche, Lore tratando de dar una propuesta en un segundo (sin lograr, claro), Barrales diciéndole a Sheinbaum que ‘se ven a la salida’, Boy declarando el divorcio definitivo del Verde y el PRI en la CDMX y Mikel queriendo decir que en el 68 sólo pasaron las Olimpiadas, nada de Tlatelolco ni nada.

Pero, seamos sinceros, todos recordaremos más a Puri que las propuestas de Boy. Particularmente los ataques bien gratuitos y bien dramáticos contra Sheinbaum: lamentablemente, porque se le acabó el tiempo y por poco le da una bofetada a la Soraya Montenegro, nunca sabremos qué es “el internet de las cosas”.

No sabemos si aplaudir o mentarle la madre al entrenador de actuación (o al ¿asesor? de imagen) de la Puri, porque de verdad fue lo mejor del debate… Aunque no sepamos bien a bien qué buscaba con su actuación: espantar niños, asustar al electorado, castigar a la maldita lisiada o simplemente presentarse, porque pues… Puri.

Algo queda claro: el formato de debates tanto del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) como del INE pueden ser aburridos, pueden no fomentar el diálogo y dar pie a actuaciones como la de la Puri… pero, la netflix, se lo agradecemos.