Ochoa Reza: de querer eliminar los pluris… a candidato para ser uno

Enrique Ochoa Reza, flamante dirigente nacional del PRI, fue presentado como parte de la lista de personalidades priístas que tendrán un cargo público por representación. En otras palabras: los pluris, que son un dolor de cabeza para muchos, que no les ven oficio ni beneficio. (Vía: El Universal)

Uno de esos detractores de la plurinominalidad, era el mismísimo Enrique Ochoa, que el año pasado, específicamente el 25 de septiembre, se comprometió a eliminar el financiamiento de estos diputados y senadores, pues dijo que representan un gasto exorbitante en el presupuesto nacional y pues el PRI quiere ver por el bien de todos.

Ochoa Reza: de querer eliminar los pluris... a candidato para serlo
Foto: Hilo Directo

Esta declaración se hizo poco después de que el terremoto del 19S sacudiera a la CDMX, Morelos, Puebla, Oaxaca y demás partes del país, convirtiéndolo en una masa amorfa que solo pensaba en ayudar a las víctimas. Claro, tampoco perdió tiempo en ese entonces para proponer que se eliminara el financiamiento público federal para las campañas de 2018, pero tampoco es como que no lo estén usando ahora. (Vía: Proceso)

Sí, es un hecho que el presupuesto de los plurinominales es bastante alto. Son alrededor de 1 mil millones de pesos los que se les designan del paquete presupuesta y reducir su salaria estaría bien, que no eliminarlos como propuso en su momento el, hoy, aspirante a diputado bajo este esquema que no requiere ser votado para desempeñarse.

El oportunismo en las declaraciones de Ochoa Reza queda de manifiesto ahora, cuando antes era una mera especulación. Sí, renunciar al financiamiento para las campañas hubiera sido increíble, una acción sin precedente en la historia electoral mexicana, pero no sucedió por muchas cosas; entre ellas, el financiamiento de campañas y procesos electorales debe ser público para que no haya controversia en el origen de sus presupuestos.

Ahora, en el caso de los plurinominales, eliminarlos supondría un gran problema en el balance y la existencia de oposición en los congresos, que requieren de ello para que, básicamente, esto no sea una dictadura disfrazada de parlamento. Para el electorado, muchas veces su existencia es parasitaria, pero es, en realidad, un mecanismo para que el sistema democrático (con todas las comillas pertinentes) mexicano funcione de manera más equilibrada.

Sin embargo, esta percepción que se tiene del cargo se ha usado de manera demagógica en muchas oportunidades, convirtiéndolo en una moneda de cambio en el discurso que, finalmente, no se llevará a cabo… como lo demostró el presidente del PRI al meterse a la lista de algo que con toda la fuerza de su partido propuso hace medio año.

De cualquier manera, siempre supimos que cae más rápido un senador que un cojo, ¿o cómo era?

Por: Redacción PA.