Ponchan llantas de camioneta de AMLO al terminar evento en Chiapas

Al concluir el evento que llevó la precampaña de Andrés Manuel López Obrador a Bachajón, Chiapas, su caravana no pudo continuar inmediatamente su camino hacia san Cristobal de las Casas. Esta vez no se detuvo a comprar quesadillas (que las come igual que Meade, a mano limpia) o cortarse el cabello, si no que su abrupta parada fue porque los pobladores de la zona poncharon las llantas de la camioneta en la que viaja. (vía: Reforma)

Según el líder, precandidato, candidato, rostro institucional, voz y hasta portero de Morena, al abordar el automóvil para salir hacia la carretera, varios sujetos lo detuvieron para pedirle una cooperación de 50 pesos para dejarlo continuar su camino. Su equipo no puso peros para dejarlo pasar y entregaron el dinero, aunque al avanzar un poco más se dieron cuenta que tenían dos pinchazos con clavos en las llantas.

No tuvo de otra más que detenerse en la vulcanizadora más cercana a que parcharan ambas ruedas. Estando ahí, en medio de un gran medio círculo de flashes y cámaras, el abanderado del movimiento “Juntos Haremos Historia” dijo que entendía el por qué la gente hace ese tipo de bloqueos. Al respecto expresó que:

“No hay otras opciones, es buscarse la vida como pueden. Cuando se está en la pobreza no es para buenos modales; una vez, en Guerrero, hubo otro bloqueo y tuvimos que pasar caminando, pero puedo caminar por mi país, por todo México. Miren: no traigo ningún guardaespaldas… en una de esas vienen los rusos con un submarino y nos rescatan” (vía: El Universal)

Aunque el incidente fue menor, no es para menos darse cuenta que no existe un candidato (“precandidato”. Discúlpenos Don INE) al que no se le reclame algo o no se le ponga en duda en cualquier Estado de la República. Aunque AMLO diga que puede caminar por su país, es evidente que él también tiene encima el rechazo de un gran sector poblacional.

Fuente de imagen desactualizada: Tumblr

Por supuesto que su campaña ha sido más grande, pues se ha dedicado a viajar a cada rincón del país durante los últimos años, dándole una ventaja respecto a sus demás competidores. Ahora, sólo nos queda decir que si no cambia el país (porque no puediera o quisiera eventualmente), al menos en esta vez puede presumir que ya cambió sus llantas.

Publicidad