Anaya en Valle de Chalco: le piden que deje de hablar de AMLO

Ricardo Anaya ha buscado llevar su campaña a los Estados donde el PAN tiene mayor aceptación, pero también a esos donde el PRD ha hecho su luchita por ganarle al PRI o al mismo PAN, esta vez tuvo en evento en Valle de Chalco Solidaridad (existe y está bien cerquita de la CDMX) y no le fue nada bien… o bueno sí, pero solo arriba del templete cobijado por los perredistas del lugar. (Vía: Milenio)

Atento aviso, querido lector: Valle de Chalco Solidaridad no es lo mismo que Chalco.

El evento en este municipio del Estado de México tuvo promesas y propuestas para la comunidad del oriente del Valle de México, que es una de las zonas que más flujo tiene hacia la CDMX día a día.

Se comprometió a hacer que el Sistema de Transporte Colectivo llegue hasta allá, que es una propuesta de movilidad que se ha impulsado y prometido desde que Enrique Peña Nieto era gobernador (o sea, otra promesa/propuesta reciclada).

Esta también fue secundada por Miguel Ángel Mancera y Marcelo Ebrard, quienes construyeron en conjunto con el gobierno del Estado de México es distribuidor vial “La Concordia” que comunica Iztapalapa con Los Reyes La Paz, Ixtapaluca, Chalco, Valle de Chalco y Tláhuac. (Vía: El Financiero)

Sin embargo, la gente del lugar no parecía estar tan en sintonía con el candidato panista. Al bajar el templete, donde recibía los vítores y ls muestras de apoyo propias de una campaña presidencial, los vecinos y de Valle de Chalco le hicieron algunos reclamos.

En un video difundido por Eduardo Miranda de Proceso, se observa a un joven que le ofrece debatir sobre el graffiti y todo lo que pasa en Valle de Chalco, pero el queretano se limitó a ignorarlo de manera olímpica, mientras se tomaba fotografías con más vecinos.

Otro de los reclamos llegó de una mujer que lo increpó de manera directa, al pedirle una foto. De manera explícita y directa, sin pelos en la lengua como dirían las tatarabuelas de algunos de nosotros, le cuestionó el por qué su campaña está basada solamente en Andrés Manuel López Obrador.

El candidato del Frente, en primer lugar, la ignoró y solo pudo seguir con su extraña, peculiar y perturbante sonrisa en el rostro. Pero nunca se debe subestimar la insistencia de alguien que para ir al trabajo tiene que cruzar decenas de kilómetros en viajes de más de dos horas.

Ante la insistencia, Anaya prefirió caminar, pero su interlocutora no se le despegó. Al cuadro también llegó Juan Zepeda, excandidato a Gobernador del Estado de México y actual candidato para senador, quien pidió alrededor de 60 mil votos para que el Frente gane en este municipio.

Una cosa es cierta: gran parte de la campaña del panista se ha basado en recuperar el discurso de AMLO, candidato puntero en esta contienda, algo completamente entendible y razonable como estrategia política. Sin embargo, parece que para el electorado esto comienza a ser muy evidente y resulta contraproducente en su imagen ante la opinión pública.