John Ackerman demandó a un consejero del INE por bloquearlo de Twitter

John Ackerman, catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM y simpatizante de Morena, demandó a Ciro Murayama, consejero electoral del INE. La demanda fue recibida por Murayama, en la que se le notificaba haber afectado ocho puntos de diferentes códigos legales.

Todo porque lo bloqueó de Twitter… sí, porque esto, en efecto, puede convertirse en un delito, pues se trata de un funcionario público y que difunde información de carácter público y de importancia social y electoral.

Por supuesto, el consejero recibió el documento y procedió a tomar acciones para responder al alegato. Su réplica fue simple y su decisión democrática, respetando el principio que defiende en su puesto público: desbloqueó a Ackerman.

Para Murayama, el haber procedido con la demanda y llevarla a revisión con jueces para dictaminar la ilegalidad de su acción, era una total pérdida de tiempo y recursos públicos (y no podemos estar más de acuerdo). Simplemente desbloqueó al catedrático universitario, invalidando el documento entregado.

Hace unos días, un juez determinó que cualquier usuario que Donald Trump bloquee de su cuenta personal es un acto inconstitucional. Al ser el presidente de Estados Unidos, no puede negarle el acceso a la información a ningún ciudadano.

Por ello, Ackerman tomó este ejemplo y procedió a demandar a Murayama, que no dudó ni un segundo en solo desbloquearlo, evitando un conflicto innecesario y un pleito bastante probable con abogados y tribunales de por medio.

Esto no significa que tú puedas ir a un juzgado y meterle una demanda a cualquier persona que te haya bloqueado. Eso solo funciona si se trata de un funcionario público, que maneje información pertinente para la sociedad que integra y que provenga de algún organismo institucional de Estado.

También, si es que eres un funcionario y te quiere evitar la demanda y el proceso, simplemente tienes que desbloquear a cualquiera que meta un recurso legal en tu contra por la misma razón.

Finalmente, esto solo se trata de un simple click. No sabemos las razones que llevaron a Murayama al bloqueo de la cuenta de Ackerman, cosa que no celebramos, aunque entendemos que como ciudadano hubiera estado en su derecho, pero en este momento ostenta un cargo público.