Rescatan a perrito en alta mar: llegó nadando a una plataforma petrolera

El perritu naufragó a 220 kilómetros lejos de la costa
Perrito naufragó en Bangkok. Imagen:twitter

Trabajadores de una embarcación petrolera rescataron a un perrito que nadaba cerca de Bangkok, Tailandia, a 220 kilómetros de distancia de la zona costera. Después de naufragar por un tiempo incierto encontró un lugar seguro para recuperarse. Nadie se explica cómo fue que el lomito llegó hasta ese lugar, pero afortunadamente recibió la atención adecuada y pudo sobrevivir.

Los trabajadores de una planta petrolera en Bangkok pudieron ver al perrito cuando esté se encontraba a una distancia de 100 metros. Una vez que el perrito se acercó, pudieron rescatarlo utilizando una cuerda. Tras ello tuvo que pasar dos días bajo cuidados intensivos para recuperarse de la inanición, la sed y el cansancio. (Vía:Zócalo)

Una vez recuperado, lo embarcaron en una nueva tripulación. Esta vez en un barco que transportaba víveres y se dirigía a la provincia de Songkhla. Una vez en tierra, lo llevaron al veterinario para descartar cualquier problema de salud relacionado con el naufragio. Después, la asociación Watchdog Thailand lo llevó a sus instalaciones para cuidarlo de forma permanente.

Sin embargo, uno de los trabajadores expresó su deseo de adoptarlo pues, a pesar del corto tiempo, se encariñó con él. Inclusive la tripulación decidió llamarlo Boonrod que significa sobreviviente. Hasta el momento nadie se explica cómo llegó a mitad del mar, pero suponen que pudo ser tripulante de una embarcación cercana a la plataforma petrolera, de la cual huyó, cayó accidentalmente o, en el peor de los casos, fue arrojado. Por tanto, se vio forzado a naufragar por un periodo desconocido. (Vía:El Sol de México)

Aunque este perrito fue afortunado, existen miles de animales de compañía que terminan desamparados. Por ello necesitamos entender que no sólo se trata de animales de compañía a los que pueden abandonar en cualquier momento. Se trata de seres vivos que necesitan y merecen una buena calidad de vida.