Reino Unido invadió Irak sin justificación: Informe Chilcot

El Informe Chilcot señala que Reino Unido decidió apoyar la invasión "antes de agotar todas las opciones pacíficas" y basado en "inteligencia defectuosa" que "se presentó con una certeza que no estaba justificada".

El día de hoy, ha visto la luz el Informe Chilcot, el cual recoge siete años de investigación independiente sobre la participación de Reino Unido en la guerra de Irak.

El documento señala que el país europeo decidió apoyar la invasión “antes de agotar todas las opciones pacíficas” y basado en “inteligencia defectuosa” que “se presentó con una certeza que no estaba justificada”. (Vía: Statement by Sir John Chilcot)

John Chilcot, miembro del Consejo Privado del Reino Unido, fue nombrado en 2009 presidente de la comisión encargada de la investigación, conocida oficialmente como The Iraq Inquiry.

El propio Chilcot ha presentado el informe en una conferencia de prensa.

La investigación concluye que tanto Estados Unidos como Reino Unido socavaron la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU al presionar para actuar militarmente antes de agotar todas las alternativas pacíficas de solución al conflicto. (Vía: El País)

Por su parte, el ex primer ministro de Reino Unido, Tony Blair, quien tomó la decisión de que su país invadiera Irak en 2003, ha declarado que:

“Ir a la guerra en Irak y de remover a Saddam Hussein del poder (…) fue la decisión más difícil, más trascendental y más agonizante decisión que tomé en mis 10 años como primer ministro de Gran Bretaña. Por esa decisión, yo acepto mi responsabilidad completa, sin excepción o excusa. (…) La tomé de buena fe. Expreso mi dolor, mi pesar y disculpas…

Sin embargo, Blair dijo también que la investigación demuestra que él no tenía “ningún compromiso secreto para ir a la guerra” con el ex presidente estadounidense George W. Bush.

El trabajo de la comisión analizó precisamente los meses previos a la guerra y la actuación de Tony Blair y el resto de los funcionarios asignados al conflicto.

Chilcot también señaló que las decisiones debieron haber sido cuestionadas, pues “la acción militar pudo haber sido necesaria en algún momento, pero no lo era en 2003”.

El informe señala cómo la inteligencia británica determinó, de forma errónea, que Irak poseía armas de destrucción masiva.

Por su parte, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, un opositor de la intervención, ha declarado que esta

“(…) llevó a las muertes de cientos de miles de personas y al desplazamiento de millones de refugiados. Devastó la infraestructura de Irak y su sociedad. La ocupación llevó a un sectarismo letal, como el reporte deja claro, que se convirtió en una guerra civil. En lugar de proteger la seguridad en casa y en el extranjero, la guerra alimentó y difuminó el terrorismo en la región.

https://youtu.be/vRkG2_6xnSQ

Reino Unido envió 30 mil soldados para ocupar Irak. La guerra ha dejado más de 250 mil muertos. (Vía: Iraq Body Count)

El informe de la comisión, que tuvo que evaluar y analizar 150 mil documentos del Gobierno, consta de 12 volúmenes y 2,6 millones de palabras, pone en jaque la figura de Blair y la de otros actores políticos del momento y refuerza los argumentos de quienes creen que deberían ser juzgados por crímenes de guerra. Puedes consultar el informe completo aquí.