No sólo fue el colegio: derrumbe del Rébsamen deja sin hogar a 41 personas de edificios vecinos

Las irregularidades detrás del derrumbe del Colegio Rébsamen cobraron la vida de 19 niños y siete personas adultas, tras el peritaje de parte del inmueble se supo que el sobrepeso del departamento de la directora general, quien es buscada por la Procuraduría General de Justicia capitalina, fue una de las causas del derrumbe que además, dejó a otras personas afectadas: los vecinos de los edificios contiguos, quienes desde el 19 septiembre no pueden habitar sus hogares. 

Debido a los peritajes tras el sismo, el único acceso a los departamentos localizados a un costado del Rébsamen, permanece bloqueado por polines que fueron colocados por Protección Civil para evitar que una parte de la estructura del colegio terminara por colapsar.

“Nuestro edificio está bien. Si hubiéramos tenido la fortuna de que no hubiera  decesos en el Colegio, no existiría una razón para no haber retirado ya los escombros por parte de las autoridades”, expresa José Antonio Rosas, un damnificado tras el derrumbe de la escuela. (Vía: Reforma)

Son 41 personas que, como cientos de damnificados de la Ciudad de México, tienen que hacer guardia en casas de campaña para cuidarse de la rápiña, que han pedido asilo en casas de familiares y amigos y que cambiaron su rutina para lidiar entre un hogar que no está dañado pero que es una prueba crucial para saber quienes son los responsables de la muerte de 25 personas.

El predio esta sujeto a peritajes debido a la investigación que realiza la PGJ a Mónica García Villegas por la supuesta responsabilidad de la ex directora, por lo anterior no pueden realizarse modificaciones a lo que queda del inmueble, es decir los polines que bloquean la entrada de a los departamentos contiguos, aún no pueden ser retirados.

Aunque las familias afectadas pidieron apoyo a la Delegación Tlalpan, a la Comisión de Derechos Humanos del DF y al Gobierno capitalino, ninguna dependencia pudo dar una alternativa que les permitiera el acceso a su hogar.

Los vecinos se encuentran entre la espada y la pared, mientras llevan dos meses afuera de su casa, tienen que esperar a que el peritaje de la solicitado por el abogado de García Villegas, Coello Trejo, concluya.

“Hay que entender que si la autoridad, la PJG o la Fiscalía quitara esa evidencia, le abre una oportunidad a la defensa para decir ‘vulneraste mis derechos’“, expresa Antonio Rosas.

¿No debería una figura legal mediar entre los derechos de los damnificados a regresar a su hogar y el trabajo de investigación de la PGJ que debe encontrar a los responsables del derrumbe?

Con información de Reforma