¿Quién va a pagar por las reparaciones y las reconstrucciones?

Después de la contingencia de los rescates, de levantar escombro, que podríamos decir que es la primera fase de un desastre natural, viene la etapa de reconstrucción, es ahí donde surgen varias interrogantes respecto a los procedimientos que operarán, ya sea para reforzar los edificios dañados o bien, para la reconstrucción total de los inmuebles colapsados.

En otro espacio explicábamos que en la esfera de lo público, hay recursos del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) disponibles en los tres niveles de gobierno. Dichos recursos son entregados en especie o en efectivo a los damnificados según la gravedad del daño, la activación de estos recursos puede ser repartida entre los gobiernos federal, estatal y municipal.

Para el caso de los inmuebles afectados en CDMX, no se activarán los bonos catastróficos del Banco Mundial debido a que la magnitud del sismo fue menor a los 7.8 grados en la escala de Richter. Por tanto, solo se liberarán los recursos del Fonden para las labores de reconstrucción y apoyo a los damnificados.

Además de estos recursos, muchos inmuebles se encuentran asegurados, por lo que afectados podrían recibir el reembolso del valor del inmueble si es pérdida total o las reparaciones necesarias. Generalmente, los inmuebles asegurados son aquellos que están hipotecados, es decir que fueron adquiridos a crédito, ya sea bancario, o bien con un crédito de alguna institución gubernamental como INFONAVIT o FOVISSSTE.

En estos casos, son las aseguradoras las encargadas de entregar los recursos para los procesos de reparación y reconstrucción. Estas medidas de obligatoriedad de contratación de seguro en las viviendas obtenidas a crédito se empezó a aplicar en 2014 con la reforma financiera.

En ese sentido, si tu caso es este, es necesario ponerse en contacto con las aseguradoras, las cuales dependiendo de la póliza puede liquidar tu deuda con el banco, indemnizarte con dinero en efectivo para comprar una vivienda nueva y rentarte una vivienda alterna en lo que se concreta el proceso. En el caso de INFONAVIT y FOVISSSTE son ellos los que se pondrán en contacto con sus derecho habientes por medio de sus agentes de campo, quienes están encargados de valuar los daños de las viviendas, para después calcular los recursos que serán entregados al afectado.

Los cálculos de las aseguradoras están basados en  el valor de reposición el cual se encuentra por debajo del mercado, de esa valuación, la aseguradora liquida el adeudo pendiente del cliente al banco y el resto es entregado al afectado. Para que quede claro: si alguien adquirió un inmueble por 3 millones de pesos y debe un millón, la aseguradora liquida ese millón de pesos de adeudo y entrega los otros dos a su cliente con el fin de reparar los daños o adquirir una vivienda nueva. (Vía: El Financiero)

En nuestro país todavía no existe una cultura de asegurar los bienes muebles e inmuebles, se estima que en CDMX solo el 5% de los inmuebles se encuentran asegurados, en realidad son los que fueron vendidos después de la reforma financiera. Lo mismo sucede con las PyMES, de las cuales, solo el 15% cuenta con algún tipo de seguro. (Vía: El Economista)