¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

En Puebla reparten zapatos con logos del gobierno, bien discretos

Apenas días antes de que José Antonio Gali presente su informe de gobierno, se denunció la repartición de zapatos con logotipos del gobierno de Puebla así como el slogan de la actual administración.

Los zapatos, que fueron dados a alumnos de primaria, han recibido multiples mentadas por ser año electoral. Durante el fin de semana trascendieron las fotografías de la repartición.

Y es que en el colmo del cinismo, la misma caja en la que fueron repartidos estos zapatos ostenta el slogan de la administración “Puebla sigue”.

Como si no fuera suficientemente gandalla esta clase de proselitismo, aunque indiscreta e irresponsable, no suele estar penada. No nos sorprendería que el gobierno de Puebla alegara que no hubo presencia de ningún candidato o que no están aún en las auténticas fechas electorales; ya ven que ahora todos dizque son precandidatos.

Sin embargo, no todos piensan así: por ejemplo, la Barra Libre de Abogados de Puebla señaló que estos zapatos dados a niños de primaria eran un claro “acto de proselitismo en año electoral”.

Los zapatos no son un regalo ni una dádiva, pues son comprados con nuestros impuestos, eso no se puede cuestionar; sin embargo, no se puede obviar que sea precisamente en un año electoral cuando se repartan que éstos hasta tengan el eslogan del gobierno y los colores que lo distinguen, habrá que esperar a ver si en Puebla se usan esos mismos colores para la coalición o el frente que lanzará a la esposa del ex gobernador, Rafael Moreno Valle Rosas, para la gubernatura”, declaró Juan de Dios Varela Marino, representante de la BLADP.

Para el gobierno de Puebla, estos zapatos son parte de una campaña de repartición de uniformes y zapatos, cuyo fin es atacar la deserción escolar; por supuesto, esa puede ser una acción más que loable pero pierde todo lustre si se le pone el logo y el lema de la administración de Gali en pleno año electoral.

Así como van las cosas ya nomás falta que Galo afirme que todo fue porque su administración dura apenas dos años y hay que apresurar las gandalleces.

Con información de Excélsior