PRI expulsa a Humberto Moreira por andar de candidato con otro

La Comisión Nacional de Justicia Partidaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) acordó por unanimidad expulsar de su organización al ex gobernador de Coahuila y ex presidente del partido, Humberto Moreira. No, no fue por las sospechas de corrupción y colusión con el narco o las investigaciones abiertas en Europa y Estados Unidos, ni por el pleito que trae con su hermano, el actual gobernador del estado, ni por los testimonios que se han ido acumulando sobre su abuso de poder… El PRI lo expulsó porque aceptó una candidatura por otro partido. (Vía: Animal Político)

El PRI se encuentra en estos momentos en el “ojo del huracán”, por ser la institución política de donde han surgido más ex gobernadores corruptos (o prófugos, o coludidos con el narcotráfico o operadores de redes de prostitución o…): de 22 mandatarios que terminaron su periodo en los cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto, 13 han sido los priístas sobre los que recaen, por lo menos, sospechas de desvío de recursos.

Atentos a esta crisis, al parecer, decidieron ejercer contra quien fuera su presidente (sólo por 9 meses). La Comisión que determinó su expulsión, tomó como argumento el artículo 63 de los estatutos del partido:

Pierde su militancia quien: I Ingrese a otro partido político; II. Acepte ser postulado como candidato por otro partido; III. Deje de formar parte del grupo parlamentario del PRI en el órgano legislativo o edificio a que pertenezca, y IV. Apoye públicamente o realice labores de proselitismo a favor de un candidato de otro partido político, salvo en el caso de coaliciones o alianzas previstas en los estatutos” (Vía: La Jornada)

Los roces entre Humberto Moreira y la actual dirigencia del PRI habían ido aumentando desde que fuera rechazado su intento de ser candidato a diputado plurinominal en las elecciones locales de este año en Coahuila. Entonces, fue entrevistado en varias ocasiones y repetía lo mismo: Enrique Reza (presidente del PRI) “no era nadie” como para negarle su candidatura. Un partido local pequeño, Partido Joven, aprovechó el momento y le ofreció lo mismo que buscaba.

Sin más declaraciones de Moreira, de Reza o de algún involucrado fuera de la comunicación oficial del PRI, no queda más que pensar que incluso el PRI tiene límites: que le quiten a sus capos.

ANUNCIO