Acusado de dirigir red de prostitución dentro del PRI-CDMX regresa como Consejero Político

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ex líder del PRI en la Ciudad de México, reapareció luego de un “retiro” de la escena política capitalina tras ser acusado de dirigir una red de prostitución: Eruviel Ávila, actual dirigente de su partido en la capital.

Hace tres años, decenas de mujeres denunciaron lo que se fue configurando, a partir de sus testimonios, como una red de prostitución y extorsión al interior del PRI capitalino. La investigación fue tomada por la Asamblea Legislativa y se perdió entre comisiones, reuniones y protestas.

El PRI le retiró sus derechos partidistas en 2014, pero, en entrevista con Radio Fórmula, el exdirigente dijo que nunca había ocurrido eso: en ningún momento se alejó del PRI, simplemente estaba ahí, en el fondo. (Vía: Radio Fórmula)

https://www.youtube.com/watch?v=0jSO8_nQz44

El nombre de “El rey de la basura” (Gutiérrez de la Torre era líder de varias agrupaciones de pepenadores) quedó en la larga lista de los eternamente “exiliados” de la política capitalina, o al menos eso pensábamos, hasta que Eruviel Ávila, exgobernador del Estado de México, lo nombró consejero político en la Comisión Permanente del partido tricolor.

Sorpresivamente, su regreso formó parte del programa de la Comisión Permanente, acompañada, también, de entrevistas en varios medios de comunicación para “denunciar” la campaña electoral del Partido de la Revolución Democrática y del Movimiento de Regeneración Nacional. (Vía: Aristegui Noticias)

https://www.youtube.com/watch?v=hP1-89ZXlxQ

Según Gutiérrez de la Torre, el exgobernador del Estado de México es un personaje con “peso político” que podría “sacar a flote” a su partido, la cuarta (a veces quinta) fuerza política de la ciudad:

“Antes no se pudo porque no hubo voluntad ni de recorrer ni de visitar o saludar a los militantes, tampoco de hacer una gestión ni siquiera en la tienda para conseguir un gansito” (Vía:  El Universal)

Bien dicen por ahí que en momentos de crisis ninguna idea es mala… Y al PRI le urge cualquier idea: hasta negociar en las tiendas por gansitos.