PRD inicia inquisición vía Whatsapp: porque se valen alianzas con unos pero no con otros

La dirigencia nacional del Partido de la  Revolución Democrática comenzó, esta semana, a “cazar” a sus miembros que estén “favoreciendo” otros partidos. A través de un mensaje mandado por Whatsapp, se le informó a los líderes estatales y locales del PRD que entreguen nombres.

Sí, como una purga anti comunista o estalinista, pareciera que al partido del “Sol Azteca” le queda poco por garantizar la lealtad de sus agremiados más que las amenazas.

La misma semana en la que el Comité Ejecutivo Nacional del partido aprobó la conformación del “Frente Amplio Ciudadano” con Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), resulta cuanto menos irónico que estén buscando “traidores” dentro de sus filas.

El mensaje, que fue enviado a todos los líderes locales y estatales del partido, dice:

Compañeros derivado del resolutivo del Consejo Nacional sobre la suspensión de derechos a militantes de nuestro partido, y con relación a la sesión del Comité Ejecutivo de hoy [lunes], les pido si nos proporcionan los nombres de aquellos militantes que el Comité Ejecutivo deba tener conocimiento para tomar los resolutivos correspondientes” (Vía: El Universal)

El mismo día en el que el Consejo Nacional del PRD determinó que sí se lanzaría en alianza con el PAN y MC, también aprobó que cualquier miembro que no aceptara la alianza y que firmara el pacto de Andrés Manuel López Obrador y Morena, sería expulsado del partido.

Sí, tal cual: la dirigencia está buscando “infiltrados”, “espías” o “traidores” a la causa de un partido que todavía ni siquiera define con quién es válido hacer alianzas y candidaturas, pero ya firmó un Frente Amplio. (Vía: Regeneración)

En todos los partidos hay divisiones y conflictos internos, y eso lo sabe a la perfección el PRD: fue de la multiplicidad de fuerzas de izquierda que se convirtieron en un partido político luego de las elecciones de 1988; fueron, muchas veces, las divisiones internas las que golpearon más fuerte al partido y fue de una división definitiva que nació el partido político que hoy encabeza quien, por seis años, fue su presidente nacional.

Si alguien tiene el contacto con la cúpula perredista, díganles que ninguna purga termina en buenas noticias…