Pierden a un preso en Reclusorio Sur… ni sabían su nombre ni que estuvo escondido todo el tiempo

la madrugada del lunes, autoridades del Reclusorio Sur pensaron que se les había escapado un reo, por lo que se iniciaron los protocolos de “evasión”, el penal fue revisado en su totalidad para que, casi al cerrar el día, resultó que se había escondido en un muro hueco.

Bien entrada la noche del domingo, los custodios del Reclusorio Sur, localizado en la delegación Xochimilco, en la CDMX, hicieron el pase de lista nocturno de siempre, sólo que ocurrió un pequeño detalle: faltaba un preso.

Inmediatamente (según el reporte de las autoridades) se lanzó una alerta general en el penal y se dio aviso a la Policía de Investigación y a la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la capital. Se levantó un acta por “evasión de preso” y unidades caninas hicieron rondines por el Reclusorio para dar con él, tal como dicta el protocolo de acción en casos como este. (Vía: El Universal)

Lo cómico (y aterrador) es que las autoridades ni siquiera sabían su nombre: como no podían determinar se se trataba de Jorge Rafael Frías Martínez o de Omar Rosas Velázquez, mejor hicieron el papeleo por dos (más vale prevenir que lamentar, aparentemente).

Después de pasar casi todo el día levantando cada piedra y abriendo cada cajón para dar con él, resultó que fue encontrado a las 7 de la noche, en un “muro hueco” que divide las regaderas comunes y el pasillo de la Zona 4 del Dormitorio 1 del Reclusorio. (Vía: Reforma)

Se reportó que se encontraba en perfecta salud y que ganó el concurso de escondidillas de su dormitorio.

Ah, y también pudieron, por fin, saber cómo se llamaba, era Jorge, y está recluido por robo calificado, por lo que tiene que cumplir una condena de 7 años y 7 meses de prisión (y apenas había entrado el año pasado). (Vía: Excélsior)

 

 

ANUNCIO