A los usuarios del Paso exprés les llueve sobre mojado: ahora, se inunda

Alrededor de las 11 de la noche del domingo pasado, el titular de Protección Civil del estado de Morelos, Javier Bermudez, publicó en Twitter que el Paso exprés tendría tráfico “restringido debido al incremento de agua”: es decir, primero se hundió, luego se inundó.

Una fotografía y una serie de tuits fueron lo único que cientos de usuarios que llevaban horas varados en la infraestructura que sería la máxima solución al tráfico que azotaba a las autopistas morelenses. Desde las 11 de la noche hasta las 2 de la mañana, los usuarios que iba del sur del estado hacia la Ciudad de México se vieron trabados y sin oportunidad de moverse en medio de la tormenta.

Y no, no fueron las autoridades las que se dieron cuenta del estado crítico en el que se encontraba la autopista: fueron los vecinos de la colonia Chipitlán los que reportaron que varias calles de su comunidad se estaban inundando, al llegar elementos de Protección Civil, se percataron de que, en la barranca, el nivel del agua había aumentado UN METRO, se había desbordado y ya los carros estacionados en los alrededores estaban prácticamente cubiertos de agua. (Vía: El Financiero)

Sí, un metro de agua en una zona que, cualquiera creería, que estaba siendo vigilada de cerca debido a la abertura en la autopista que cobró la vida de dos personas… pero no.

El Paso exprés, que se supondría evitaría a los usuarios el atravesar Cuernavaca, tuvo que ser cerrado y todo el tráfico fue desviado, irónicamente, al centro de Cuernavaca, donde un embotellamiento (y la constante lluvia) no hicieron las cosas más sencillas para nadie. (Vía: El Universal)

Los trabajos de recuperación del Paso, obviamente, fueron detenidos y, según reportan los  vecinos, se han visto retrasados:

“Al escuchar el ruido nos asomamos y vimos que el nivel del agua no dejaba de subir, los trabajadores estaban alterados y muy apresurados, nos preocupamos mucho” (Vía: El Universal)

En el momento más duro de la tormenta, el nivel del agua en la barranca llegó a tres metros de altura. Fue, finalmente, hasta las dos de la mañana, cuando el Paso se volvió a abrir (de manera parcial).