Francisco pide perdón a víctimas de pederastia clerical… por decirles que propagaban calumnias

El Papa Francisco tuvo que pedir disculpas a las víctimas de pederastia por sacerdotes chilenos, luego de exigirles “pruebas” de las acusaciones contra varios curas.

“En eso tengo que disculparme, porque la palabra ‘prueba” hirió a numerosas personas abusadas. Yo sé lo mucho que sufren. Y escuchar que el Papa les dijo que tenían que presentar una carta con pruebas es una bofetada.” (Vía: La Jornada)

La última visita del Papa a Sudamérica fue, por decir poco, deslucida y llena de declaraciones lamentables: desde mencionar que el caso Odebrecht era un “minucia” dentro de la corrupción en América Latina, hasta querer pasar por crítico diciendo que la política latinoamericana está corrompida. Sin embargo, la peor metida de pata del Papa fue decir que las víctimas de pederastia por parte de sacerdotes católicos tenían que mostrar “pruebas” de sus señalamientos.

Sí: el líder político de un Estado (porque el Vaticano es un Estado-Nación), acusó a los que han denunciado casos de agresión y abuso sexual de parte del sacerdote chileno Fernando Karadima de calumniar al actual obispo chileno, Juan Barros. Barros ha sido señalado en múltiples ocasiones por las víctimas como uno de los principales encubridores de Karadima (y de otros sacerdotes pederastas en Chile).

Frente a periodistas chilenos, Francisco dijo:

“‘El día que me aporten una prueba contra el obispo Juan Barros, lo hablaré con ustedes. No hay una sola prueba contra él. Todo es calumnia. ¿Está claro?’, había dicho el jueves pasado ante periodistas chilenos.” (Vía: El País)

Los denunciantes, que han enfrentado toda clase de desacreditaciones y ataques en su contra por sus testimonios en un país tan católico como Chile, ironizaron la “exigencia” de pruebas de Francisco, disculpándose con el pontífice por no poder tomarse una selfie en ese momento. (Vía: New York Times)

Nadie le está pidiendo a Francisco que encarcele a los señalados por pederastia; nadie le dice que tiene que perseguirlos y quemarlos en la hoguera, sin embargo, sí urge que el líder de la Iglesia católica tome una posición firme y clara frente a los abusos en los que no pocos sacerdotes han sido señalados e, incluso, procesados penalmente.

Si, según el cánon católico, el Papa es el representante de Cristo en el mundo, ¿no debería de ver por los más pobres, por las personas más vulnerables?

ANUNCIO