Oxfam: el 1% de la población acaparó el 82% de la riqueza generada en 2017

Como es tradición, Oxfam, presentó su informe sobre la desigualdad en el mundo titulado: “Premiar el trabajo y no la riqueza”,  a un día de que diera inicio la Cumbre del Foro Económico Global en Davos, Suiza, evento que reúne a las altas esferas del mundo de la economía y la política.

El informe sostiene que el año pasado el 1% de la población mundial acaparó el 82% de la riqueza generada en 2017, mientras que el 50% de la población más pobre no se benefició en lo absoluto del crecimiento de la economía.

Según la organización, su informe “muestra cómo la economía mundial posibilita que los más ricos sigan acumulando vastas fortunas, mientras que cientos de millones de personas luchan cada día para sobrevivir con salarios de pobreza.”

A esto agregan que desde 2010, la riqueza de la élite económica ha crecido a un promedio del 13% anual, mientras que el de los trabajadores ha crecido en un 2%; además, apuntan que de marzo de 2016 a marzo de 2017 se dio un proceso de acumulación de riqueza mucho más acelerado, ya que apareció un multimillonario cada dos días.

Respecto a América Latina, el informe de Oxfam señala que el 10% más rico concentra el 68% de la riqueza total, mientras que el 50% más pobre tiene acceso al 3.5% de la riqueza total. Por otro lado, la riqueza de los millonarios de esta región creció en un total de 155 mil millones de dólares en solo un año; la organización estima que dicho monto permitiría acabar con la riqueza monetaria de Latinoamérica por un año.

Respecto al acaparamiento de la población más rica, Oxfam sostiene que: “los principales motivos por los que las ganancias de accionistas y altos directivos se incrementan, a expensas de las condiciones laborales y salarios de los trabajadores y trabajadoras. Entre ellos cabe destacar la erosión de los derechos de las personas trabajadoras, la excesiva influencia de las grandes empresas en la formulación de políticas públicas y el apremio constante de las empresas por minimizar los costes para, así, maximizar los beneficios de los accionistas.”

En ese sentido, la organización señala que el aumento de los multimillonarios no es reflejo de prosperidad económica, sino de “un síntoma del fracaso de nuestro sistema económico”, básicamente por la explotación de los trabajadores.

En ese sentido, Oxfam emitió una serie de recomendaciones, que según ellos, disminuirán la brecha entre ricos y pobres en el mundo:

  • Limitando los dividendos de los accionistas y altos directivos, y garantizando que todos los trabajadores y trabajadoras reciben un salario digno que les permita disfrutar de una calidad de vida digna.
  • Acabando con la brecha salarial entre hombres y mujeres, y protegiendo los derechos de las mujeres trabajadoras. Al actual ritmo de cambio, llevará 217 años cerrar la brecha salarial y de oportunidades laborales entre hombres y mujeres a nivel mundial. En América Latina las mujeres trabajan casi el doble de horas que los hombres en trabajos no remunerados.
  • Garantizando que los más ricos pagan los impuestos que les corresponden aplicando impuestos más elevados y combatiendo la evasión y elusión fiscal, así como incrementando el gasto en servicios públicos como la salud y la educación. Oxfam estima que un impuesto global del 1,5% a las fortunas de los milmillonarios permitiría escolarizar a todos los niños y niñas.

Vía: Oxfam