Científicos descubren planetas similares a la tierra a 40 años luz de distancia

Planetas

En conferencia de prensa, científicos de la NASA dieron a conocer un nuevo descubrimiento relacionado a los llamados exoplanetas, estos son específicamente aquellos planetas que se encuentran fuera de nuestro sistema solar. Desde hace años la agencia espacial estadounidense ha monitoreado distintas estrellas con la finalidad de encontrar sistemas solares en los que orbiten planetas similares al nuestro y que por tanto podrían albergar vida, esto permitiría comprobar la hipótesis de que no estamos solos en el universo con un referente empírico y no solo de manera probabilística como se ha hecho hasta ahora a falta de una evidencia que demuestre lo contrario.

Sin embargo, podríamos estar cerca de encontrar la primera pista para encontrar vida, ya que se ha dado el primer paso que es descubrir planetas con condiciones similares al nuestro, es decir, planetas rocosos, con agua líquida, con atmósfera y ubicados a una distancia muy específica de su estrella, lo que llaman zona habitable, ya que de ahí depende en parte la posible temperatura que podría tener el planeta observado. Esos planetas se encuentran el nuevo sistema llamado TRAPPIST-1, el cual se encuentra a unos 40 años luz de distancia y está compuesto por una estrella enana fría, TRAPPIST-1, ubicada en la constelación de Acuario y que su tamaño sería un poco más grande que el planeta Júpiter; en esa estrella orbitan 7 planetas llamados como la estrella pero con las letras del alfabeto tomando a la estrella como A, por ejemplo, el planeta más cercano es TRAPPIST-1 B, y el más lejano es TRAPPIST-1 H. 

En ese sistema solar, hay tres planetas que son los que más posibilidades tienen para albergar vida, estos serían el E, F y G; de todos ellos el que tiene más similitudes que la tierra es el E, debido a la distancia respecto a su estrella, el tamaño y la posible composición. En el caso del F, que tiene una órbita de 9 días sobre su estrella, es el que tiene más agua de los tres y finalmente el G, que es el más grande de los tres, se encontraría a una distancia muy similar a la de Marte y el Sol, por lo que no es descabellado pensar que también podría tener vida en el caso de que tenga las condiciones atmosféricas y magnéticas adecuadas.

Este hallazgo no es menor, ya que es la primera vez que científicos descubren planetas tan similares a la tierra, por lo que la comunidad científica se siente optimista respecto a que alguno de estos planetas podría albergar agua, lo que aumenta las probabilidades de encontrar alguna forma de vida. No obstante, falta camino por recorrer debido a que hace falta establecer las composiciones químicas de cada planeta para determinar si tiene las condiciones atmosféricas y en consecuencia un campo magnético fuerte para pensar que pueda albergar seres vivos.

En ese sentido, los investigadores relacionados a este descubrimiento señalaron que la relativa cercanía con nuestro mundo facilitará de cierta manera el estudio químico de esos exoplanetas. En realidad ese estudio es el que determinaría si hay o no posibilidades de pensar que hay vida en esos planetas, pero, no hay tanto desánimo en el caso de que no encontraran vida debido a que tanto los planetas como la estrella son relativamente jóvenes en comparación con nuestro mundo y nuestro sistema solar, ya que calculan que la estrella tiene unos 500 millones de años dentro de un promedio de vida de 10 billones, mientras nuestro Sol se encuentra en la mitad de su vida, la cual se estima que es de unos 10 mil millones de años. (Vía: Play Ground)