Organizaciones civiles proponen subir impuestos a cigarros y refrescos para pagar reconstrucción

Las organizaciones civiles, El Poder del Consumidor (EPC) y la Fundación Interamericana por el corazón (FIC) están proponiendo impulsar una iniciativa para aumentar los impuestos en el consumo de tabaco y bebidas azucaradas, con la finalidad de que los recursos recaudados sean invertidos en la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre.

Esta propuesta está basada en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las cuales señalan que en el caso del tabaco, el impuesto debe ser del 75% sobre el precio final y el de las bebidas azucaradas del 20% por cada litro. En México, en el caso del tabaco el gravamen es de unos 35 centavos por cigarrillo, y la OMS recomienda que sea de 1.25 pesos por cigarrillo; mientras que en las bebidas azucaradas el impuesto actual es del 10%.

De hecho, los impuestos a este tipo de productos ha resultado además, en una reducción del consumo, lo cual impacta de manera positiva a la salud pública. En ese sentido, la propuesta es que se estandaricen los impuestos en función de las recomendaciones de la OMS, lo cual se estima que otorgaría alrededor de 26 mil millones adicionales a la hacienda pública, para que se utilicen en la reconstrucción de las entidades afectadas por los pasados sismos.

Según las organizaciones que están impulsando la propuesta, esta suma se podrá obtener para el siguiente año fiscal y serviría para cubrir la mitad de los gastos necesarios para la reconstrucción. Las estimaciones que tienen estas asociaciones respecto a los daños económicos son de unos 52 mil millones de pesos, cifra más alta que las que ha presentado el gobierno federal, las cuales son de 38 mil millones de pesos.

La idea, además es que con este aumento de impuestos se beneficie la salud de la población, ya que incluso, con los gravámenes actuales, se ha reducido considerablemente el consumo; en el caso de las bebidas azucaradas se ha reducido en 5.1 litros per capita. (Vía: Animal Político)

Finalmente, los representantes de las organizaciones aceptaron que idealmente esos impuestos deberían destinarse al combate al tabaquismo y a la obesidad, sin embargo, frente a la emergencia que estamos viviendo, señalaron que los legisladores podrían etiquetar esos recursos para la reconstrucción. (Vía: Sin Embargo)