“Anaya parece ‘niño llorón'”, dice Ochoa Reza, al mismo tiempo que se dispara en el pie

En medio del cruce de acusaciones sobre la supuesta corrupción del presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, Enrique Ochoa Reza ha salido a… (¿)defender(?) a su partido dándose cuantos balazos en el pie tenía preparados.

En este mundo de prepreprecampañas electorales, parece que la frase “el comal le dijo a la olla” será una costumbre que repetiremos cada semana… Esta vez, fue el presidente del Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza (ese troll en carne viva) diciendo en entrevista para Radio Fórmula que el lenguaje de Anaya:

“ha establecido una supuesta guerra donde no la hay, obviamente los partidos políticos en un democracia competimos por el voto de la ciudadanía, por su confianza, por su participación, pero no es de esa manera en la que se participa en democracia, no es en un establecimiento de un lenguaje hostil y de una declaración de guerra” (Vía: Proceso)

Al parecer, los ataques personales sólo son válidos para el presidente del PRI si y sólo si se enfocan contra Andrés Manuel López Obrador, las acusaciones de corrupción y de “populismo”, de la guerra “abierta” que tiene el Revolucionario Institucional contra Morena, parece que siempre se desarrolló dentro de un lenguaje amable y “en busca de la confianza del ciudadano”.

Las cosas no están sencillas para Anaya, pues incluso dentro de su partido ya hay quienes se están desmarcando de su discurso de ataque al PRI, y tras sus acusaciones de ayer -acusó al CISEN y a la Secretaría de Gobernación de “dar información” al Universal-, cada vez son más los que le piden que “regrese al redil” y dirija la atención hacia los problemas por los que, supuestamente (según él, claro) recibió los ataques mediáticos: la oposición al pase directo del Procurador, Raúl Cervantes, al puesto de Fiscal General. (Vía: El Universal)

Hay quien dice que la política es más una batalla de escupitajos que una ciencia social… y quizá tenga razón, porque el último escupitajo de Ochoa Reza quizá sea el mejor que ha lanzado:

“Nosotros por supuesto que no aceptamos ninguno de sus pronunciamientos, parece más un ‘niño llorón’ que está desesperado por tratar de encontrar una cortina de humo que le permita salir de un cuestionamiento muy atinado, que hacen los medios de comunicación sobre el origen de su enriquecimiento inexplicable” (Vía: Proceso)